martes, 7 de julio de 2009

Oración para marcar la Diferencia


Oración Para Marcar la Diferencia

Esta oración la escribí en Semana Santa


Querido Señor:


Esta semana es muy especial para todos aquellos que creemos en ti, ya que conmemoramos tu muerte, resurrección y la redención de nuestras vidas. Es una semana victoriosa porque tú nos lavaste por tu sangre preciosa. Y me conmueve e impresiona saber que cuando estabas en la cruz también habías pensado en mí, aunque yo ni siquiera había nacido. Ciertamente sé que como dice la canción de Marcela Gándara "Ha sido largo el viaje pero al fin llegué. Y estoy consciente de que para esta hora y este tiempo yo nací. En tus propósitos eternos yo me ví". Si de algo segura estoy es que nací para exaltarte, para adorarte, para pregonar tus grandezas. Muchas gracias Dios mío por tanto amor y por tu maravillosa gracia.

Como decía el poeta: "no me mueve mi Dios para quererte el cielo que me tienes prometido. Ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves Señor, muéveme el verte, clavado en una cruz y escarnecido. Muéveme al ver tu cuerpo tan herido, muéveme tus afrentas y tú muerte. Muéveme tu gran amor de tal manera que aunque no hubiera cielo yo te amara y aunque no hubiera infierno te temira. No tienes que me dar porque te quiera,pues aunque cuanto espero no esperara,lo mismo que te quiero te quisiera".


Señor, pero desde lo más profundo de mi corazón yo quiero pedirte algo muy especial. Tu conoces mis sueños, mis deseos, mis peticiones, mis anhelos más preciados, las metas, las dificultades y cada cosa de mí. Y aunque sé que lo sabes yo quiero confesarlo, quiero decirtelo porque eres mi mejor amigo. He entendido, aprendido y comprendido que más importante que todas esas metas, sueños y deseos, quiero ser una excelente hija para mis padres. Quiero honrarlos con cada acto de mi vida. Sé que como humana cometo muchas faltas y ciertamente burradas. Pero ellos son la luz de mis ojos y merecen ser amados, honrados y respetados. Ayúdame a ser una hija ejemplar. También te pido ser una hermana especial, confidente, servicial, comprensiva y además de hermana una buena amiga para mi hermana. Quiero ser una cristiana que marque la diferencia, que mis actos te reflejen en todo momento. Que sin siquiera decir que te sirvo la gente pueda sentir y ver algo diferente en mí. Quiero tu sello, tu vida en mí, tu propósito haciéndose realidad con cada día que pasa en mi vida.

Aspiro a ser un buen ser humano y ciudadano en este mundo. Tal vez no sea tan conocida en el mundo, pero quiero que todo el que me conozca quede con algo bueno de mí, por eso dame mucho más amor, gracia y sentido del humor. Señor quiero ser una amiga súper fiel, leal, verdadera la mejor amiga para mis amigos. Me has bendecido porque tengo unos amigos tan maravillosos que atesoro. Y yo quiero que cada acto de mi vida en este transitar sea lo mejor posible. Reconozco que no soy perfecta, pero sé que tú te perfeccionas en mis debilidades. Como dijo alguien alguna vez: "Señor, hazme un instrumento de tu paz y amor".

Jesús es que he comprendido que de que vale que yo tuviera riquezas, fama, gloria, belleza, inteligencia y tantas cosas más y me falte lo más primordial que eres tú. Pero no solo eso, si no que de qué vale que yo te confiese con mis labios, pero que mis actos sean contrarios a lo que tu dejaste establecido en tu Santa Palabra. No quiero falsedad, ni hipocrecías porque tú no lo mereces. Eres lo mejor que puede pasar en la vida de todo el que te conoce. Y yo quiero ser leal y fiel a ti. Entiendo que si busco tu rostro y trato de servirte con devoción y humildad tu añadirás las cosas que necesito para ser más como tú y menos como yo. Dame los frutos de tu Santo Espíritu y aunque sé que nunca te apartas de mí ni me sueltas. Siguelo haciendo como hasta ahora. Te amo y te envío millones de besos y abrazos.


Con todo el amor que hay en mí tu hija que te ama, te idolatra y te sirve,

Brendaliz Avilés