jueves, 17 de septiembre de 2009

No hay nada fuera de su Alcance

Queridos Amigos y Hermanos:

¡Dios me los bendiga grandemente! Son las 12:37 de la madrugada y aunque estoy muy cansada, no puedo dejar de escribirles. Me es tan necesario insistir en recordarles que Dios está muy presente y cerca de ustedes. Puede que las circunstancias que estén atravesando les quieran hacer ver que él esta muy distante o que ni siquiera está pendiente de tus necesidades. Pero él está más cerca de lo que imaginas. Nadie nunca dijo que esto sería fácil, sin embargo lo tenemos a él. Y si lo tenemos a él, él se encarga de llenarlo todo. No hay nada que esté fuera de su alcance.

Si te sientes enfermo, recuerda que Dios es tu Sanador.
Si oprimido, él es tu consuelo y fortaleza.
Si necesitas provisión, Jehová es Jireh, tu fiel Proveedor.
Cuando todos te abandones, él sigue ahí siendo tu amigo fiel.
Cuando nada parezca tener sentido, él es tu roca fuerte.
Tú no eres un accidente, Dios ha permitido que existas por alguna razón.

Sé que parece fácil abandonar, desisitir, dejarlo todo y aparentemente no complicarse tanto la vida. Pero ese camino fácil no te conducirá a ninguna parte. Hay que hacer caminos andando. Dios deseo que sigas entonándole la canción de tu alma.
Él no quiere que abandones lo que ha puesto en tus manos para que realices.
No importa el cansancio, tienes que continuar, porque las fuerzas y el aliento vienen del Dios que habita los cielos.
No importa lo alta que parezca la montaña, si escalas poco a poco, llegarás a la cima.
Y cuando estés en la cima podrás ver todo lo que has pasado con asombro y orgullo, una satisfacción de saber que con la ayuda de Dios lograste aquello que en algún momento pensaste que no ibas a poder realizar.
Dios es quien capacita, él ha de proveer las herramientas y la sabiduría.
Ten un corazón dispuesto que de lo demás se encarga Dios.
Aunque el mundo piense que tú no lo lograrás, Dios piensa de ti cosas muy diferentes.
¿Te atreves a mirarte de la forma que él te ve?
Si Dios está presente, eso quiere decir sencillamente que él está ahí, que no se ausenta.
Creele, agarrate de sus promesas y camina.

Autora: Brendaliz Avilés
Para: http://escritosdelsilencio.blogspot.com/