miércoles, 27 de enero de 2010

CARACTERÍSTICAS DE LA MUJER VIRTUOSA SEGÚN PROVERBIOS 31


Características de la Mujer Virtuosa Según Proverbios 31

1. Su estima sobrepasa por mucho a cualquier objeto o cosa que se considere valiosa en este mundo.
2. Su esposo confía en ella porque sabe que llevará con bien todo lo que haga. Sabe que el dinero que tiene con ella no le traerá perdida, sino ganancias porque ella sabe administrarlo bien, no es derrochadora y economiza.
3. Es una mujer trabajadora, laboriosa, de espíritu impetuoso, con gran energía, voluntad y empeño.
4. Busca buenos precios en el mercado y lo mejor, no desperdicia el dinero, ni los recursos que tiene.
5. Da valor a lo que tiene, lo cuida y lo mantiene.
6. Se ciñe aún en medio de las dificultades. Saca fuerzas de donde parece no tener, se auto motiva. Aún sin aliento o agotada sigue, es luchadora, ¡no se rinde!
7. Observa como va en su vida, su hogar, su esposo, sus hijos y familia. Es emprendedora. Toma tiempo para ella, para el análisis de las cosas que hace o inicia y considera si va bien en lo que está llevando a cabo. Está en estado de alerta, vigilancia, no baja la guardia aunque sea de noche.
8. Es misericordiosa, por tanto ayuda al que ve en necesidad. Extiende su mano brindando auxilio al menesteroso.
9. Se prepara para el mal tiempo y a estar preparada es una mujer segura; por tanto no se intimida ante lo que venga. Permanece confiada porque ella sabe que hizo lo que tenía que hacer.
10. Sabe vestirse y arreglarse bien, por ende anda bien ataviada.
11. Es tan buena esposa que su marido es conocido y estimado por los demás. Ella hace que su marido se sienta orgulloso de haberla escogido porque resalta con su buena presencia y actitud. Ella provoca que su esposo sea mejor.
12. Es una mujer que es en su esencia posee fuerza. Es honorable, procede con rectitud, por tanto es estimada por todos.
13. Es optimista, trabaja y espera lo mejor, por tanto, sonríe con tranquilidad y seguridad ante el futuro.
14. Cuando habla lo hace con aplomo, sabiduría y cuidado de tal manera que los demás la escuchan. Sabe decir las cosas, habla con justicia. Es misericordiosa cuando emite juicios y habla endulzando sus palabras con sensatez.
15. Considera cómo van las cosas en su casa. No desperdicia la comida, ni la come sin motivos.
16. Sus hijos dan testimonio y se gozan en llamarla bienaventurada porque es feliz. Su marido aprecia sus dones y virtudes, por tanto, la estima, honra, la alaba y respeta, pero sobre todo la ama.
17. Sobrepasa a otras mujeres que hicieron el bien porque cada día que pasa procura ser mejor, va encaminada hacia la excelencia.
18. La mujer que define el proverbista es una que teme a Jehová. Es alabada porque más que tener gracia y hermosura, tiene a Dios en su corazón y vida y eso hace que proyecte una luz y una belleza incomparable. Es alabada porque sus hechos y su práctica de vida hablan más que lo que ella puede decir.

Autora: Brendaliz Avilés

Escrito Para:
http://escritosdelsilencio.blogspot.com/
www.devocionaldiario.com
www.destellodesugloria.org

VICTORIA SEGURA


Hoy deseo compartir con todos ustedes un bello poema que escribió y me regaló una amiga muy querida por mí. Creo que merece la pena que engalane este lugar porque más que nada sé que ministrará a muchas vidas tanto como a mí me habló.

Victoria Segura

Era una noche lluviosa, sintiendo yo un gran dolor,
pensamientos encontrados, turbaban mi corazón.

Le dije: “Señor, ¿qué pasa? Tú dices que estás conmigo,
¿por qué me siento enlutada a causa del enemigo?

Tú dices en tu Palabra, la verdad os hará libre.
Le dije… ¿por qué Señor tantos problemas me afligen?

Solo pienso en lo imposible, solo pienso en el fracaso,
quiero resolverlo todo, con la fuerza de mi brazo.

De momento la Palabra iluminó mi pensamiento,
y en el salmo 23 medité por un momento.

Pero si tengo un pastor, el gran Dios del Universo,
que con su vara y callado, a mi alma dan aliento.

Basta ya de tanta queja, basta de tanto lamento.
Le dije al problema “marcha”, al dolor “no te tolero”,
a la inquietud, “mía no eres”, a la duda “te detesto”.

Pues a ese Dios que le sirvo, el Creador del Universo,
el que un día determinado, murió por mí en un madero,
la victoria me dará, eso lo tengo por cierto.


Autora: Felicita Rosado
Escrito Para: http://escritosdelsilencio.blogspot.com/