domingo, 7 de marzo de 2010

METAMORFOSIS


¡Dios les Bendiga Enormemente!


Hoy dejo ante ustedes una reflexión que escribió mi mejor amiga Janet Patricia Rosa. El mismo me pareció hermoso. Es sencillo pero a la vez profundo, espero que sea de mucha bendición a sus vidas y como siempre pido respeten los derechos de autor.


Metamorfosis


La palabra metamorfosis significa “cambios de forma”. Podemos decir que es una transformación, una mudanza que hace alguien o algo de un estado a otro.

Cada persona a lo largo de toda su vida experimenta cambios o etapas. Como mujeres experimentamos cambios emocionales, físicos y el ciclo de vida de las mariposas es un excelente ejemplo de esto.

Creo que a todas nos gustan las mariposas, contemplar sus colores que adornan las flores durante la primavera. Pero antes de llegar a ser una mariposa, tuvo que pasar un proceso de transformación.

¿Cuáles son las etapas de la mariposa?

1. Primero, la mariposa mamá deja muchos huevos en las hojas de las plantas y árboles. Tú y yo hemos sido concebidas en el corazón de Dios con propósitos. El nos escogió antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santas y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijas para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotras en el Amado (Efesios 1:4-6).

Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.
Salmo 139:13-14

2. Segundo, de los pequeños huevos salen los bebés llamados larvas u orugas, las cuales son una máquina de comer. Cuando llegamos al Señor somos como niños recién nacidos. La Palabra nos dice que deseemos como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación (1 Pedro 2:2). Tenemos que alimentarnos con la Palabra, porque ella es la que produce cambios en nuestro corazones, por medio de ella somos transformadas, renueva nuestro entendimiento, nos llena de fe, imparte sabiduría, ella nos guía a toda verdad.

La larva come mucho y crece muy rápido, su piel se abre y debajo hay una nueva con gran espacio para crecer. Dios anhela que te alimentes con Su Palabra y que nos despojemos del viejo hombre, que te vistas del nuevo creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Constantemente estaremos en etapas donde tendremos que despojarnos de cosas que no nos ayudan a crecer, será doloroso, pero traerá un fruto hermoso.

…que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.
Efesios 2:22-24

3. Tercero, cuando las orugas son grandes, fabrican una cubierta dura llamada capullo, pupa o crisálida. El capullo es como una caja fuerte que mantiene el cuerpo del insecto sano y salvo mientras cambia de forma. En esos momentos de cambios, de transformación nos p0demos sentir solas, pero es importante saber que no es así, Dios está con nosotras en cada etapa de nuestras vidas. Es necesaria una buena actitud ante los cambios que Dios produce en nosotras y someternos a ello, entendiendo que la voluntad de Dios es perfecta. Recuerdas vas camino a ser una hermosa mariposa en las manos de Dios, te está transformando de adentro hacia afuera.

Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
1 Juan 2:16:17

4. Por último, el capullo lentamente se transforma en una mariposa. Cuando sale ya completa, sus alas son suaves y tienen que secarse con la luz del sol para poder volar. Vemos que el capullo lentamente transforma en una mariposa. Hay cosas que van a tomar tiempo, pero es el tiempo de Dios y no el nuestro. Constantemente nos desesperamos porque no vemos lo que anhelamos e incluso creemos que nuestro tiempo pasó y no habrá oportunidad para alcanzar lo que soñamos. Recuerda que El anhela completar su obra en ti, que sobre ti resplandezca Su gloria y puedas volar, alcanzar todo aquello que está en Su corazón para ti. No desmayes, confía, cree en El.

Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.
Isaías 40:30-31

Las mariposas pasan este proceso de cambio una sola vez en su vida, pero en nuestro caminar como mujeres de Dios, para poder avanzar hacia un nuevo nivel o etapa, seremos transformadas constantemente. No sé en qué etapa estarás hoy, pero quiero motivarte a que sigas dejándote moldear por Dios. No hay satisfacción más grande, que sabe que estas caminando, viviendo en Su voluntad. Déjate guiar por Su Palabra, se sensible a la voz del Espíritu Santo, recibe y sigue el consejo de tus pastores y líderes, de aquellos que velan por ti. Recuerda que has sido destinada para alcanzar los propósitos de Dios, llegó tu primavera, llegó tu tiempo de volar.

Autora: Janet Patricia Rosa

Puerto Rico