martes, 22 de junio de 2010

Primer Año de www.brendalizaviles.com


¡ESTAMOS DE CUMPLEAÑOS!

"Te alabare oh Jehová con todo mi corazon; contaré todas tus maravillas". (Salmos 9:1)


Hoy me siento súper contenta. ¡No tienen idea de cómo! Pero yo les diré ahora como dijo una vez Martin Luther King Jr, "I have a dream". Porque entre tantos sueños y metas que tengo, en el momento que menos esperaba Dios me permitió usar este medio para escribir y bendecir.

Hoy lo que hasta hace unos días fue conocido como "Escritos del Silencio" y ahora tiene mi nombre y es mi página personal (gracias a un regalito que alguien muy especial me hizo hace unas semanas atrás), http://www.brendalizaviles.com/ cumple un año de vida. Un 23 de junio, inició este espacio con la única intención de bendecir, fortalecer y ayudar a las personas a conocer y aferrarse a Dios aún en medio de las situaciones difíciles.

Antes había intentado escribir y de hecho había comenzado a escribir algunas cositas bajo un seudónimo. Pero hace más de un año Dios me dio la oportunidad de interactuar con el hno Enrique Monterroza. Comencé escribiendo para Devocional Diario y algunos días después Enrique me dijo que por qué no comenzaba también a escribir en mi propio blog. Así que él me ayudo a hacer este rinconcito, porque yo no entendía mucho sobre esto y aún me ayuda cuando me quedo estancada con los diseños y el formato de la página.


Quiero aprovechar este momento para dar mil gracias a Dios quien es el dueño de mi corazón y de la mayoría de mis inspiraciones. Gracias a todos ustedes que se toman el tiempo de leerme. Gracias a todos los que me dejan sus comentarios, a los que me escriben y depositan su confianza en esta servidora, y a los que me dicen que estoy en sus oraciones. Estoy sumamente agradecida y me siento privilegiada de todo lo que el Señor ha hecho y está haciendo a través de estos escritos. Yo seguiré aquí hasta que Dios y ustedes me lo permitan.

Me maravillo porque hace algunos años Dios me había hablado de esto, pero jamás pensé que el 2009 fuera el año en que esto comenzaría. Han sido fuertes las batallas y grandes y hermosas las victorias. Pido que sigan orando para que Dios me siga inspirando y cada día mejorar más y más. Alabamos al Señor por nuestro primer cumpleaños y esperamos poder festejar muchísimos más.

EN EL AMOR DEL SEÑOR,

BRENDALIZ AVILÉS

¿POR QUÉ SARA SONRIÓ?


¿Por Qué Sara Sonrió?


15 Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre. Y la bendeciré, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella. Entonces Abraham se postró sobre su rostro, y se rió, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir? (Génesis 17:15-18)

“Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres. Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo. Entonces Sara negó, diciendo: No me reí; porque tuvo miedo. Y él dijo: No es así, sino que te has reído. (Génesis 18:11-15)

Sara sonrió porque en verdad tenía motivos suficientes para hacerlo. Después de haber sido una mujer estéril, después de haber esperando muchos años, le llegó el momento de su milagro. Y cuando llega el momento de recibir un milagro que por tanto tiempo se ha esperado, no se puede hacer otra cosa más que sonreír.

Esperar no nos causa gracia, de hecho nos desespera. Muchas veces pensamos que no vamos a lograr ver aquello que tanto ansiamos. Si hubo dos personas que fueron probadas en cuanto a su fe, esos fueron Abraham y su esposa Sara. Pasaban los años, se hacían viejos y pese a eso tenían que creer y confiar en la palabra que les había sido dada. Serían padre y madre de multitudes, aunque Sara fuera estéril, aunque la costumbre de las mujeres había pasado y pese a la edad de Abraham.

Un día recibieron la visita de ángeles anunciándoles una buena noticia. El cumplimiento de lo que tantos años habían estado imaginando y viendo de lejos. Ya no sería una quimera, dentro de 9 meses Sara daría a luz a Isaac, el hijo de la promesa, el hijo que traería la alegría al hogar. El hijo que haría que sus padres sonrieran después de tanto llorar.

Y así como a esta pareja, habrá de pasarte a ti y a mí, que después del llanto viene la alegría del Señor. Después de la noche viene la luz del día, después del desierto viene el oasis llenito de agua fresca. Que después de la tormenta viene la calma. Vas a experimentar esa quietud y esa alegría que solo pueden provenir de todo lo bueno que nos da Dios. Por tal razón aunque tardare tu respuesta sigue confiado, porque tal vez el día y el momento en que menos lo imagines o sospeches, Dios te dirá: “llego tu momento, es hora de que recibas lo que por tanto tiempo has esperado”. Y tú vas a saber muy dentro de tu corazón que valió la pena esperar y pasar todo lo que tuviste que pasar por un momento así. Entonces te acordarás de Sara y Abraham y al igual que ellos tú también sonreirás.

Autora: Brendaliz Avilés

Escrito Para:
http://www.brendalizaviles.com/
http://www.devocionaldiario.com/
http://www.destellodesugloria.org/