martes, 3 de agosto de 2010

SIÉNTATE EN LA MESA DEL REY

Siéntate en la Mesa del Rey

Por: Janet P. Rosa

Cantares 2:4
4El me ha traído a la sala del banquete, y su estandarte sobre mí es el amor.

Hay una invitación de parte del Espíritu Santo para su amada, Su Iglesia, ha participar del banquete que el Rey tiene para ella. Satanás por mucho tiempo ha tenido a muchos engañados, haciéndoles creer que no son dignos de entrar al Palacio de Su Rey y sentarse junto con El y participar de Su mesa. Incluso muchos no se siente hijos de Dios y no se deleitan en la herencia hermosa que Su Padre Celestial tiene para ellos.

La Biblia establece que somos hijos de Dios porque hemos nacido, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre (1 Pedro 1:23). En muchas ocasiones situaciones vienen a robar nuestra identidad de hijos, pero debemos recordar que Dios mismo nos llama sus hijos y sus herederos.

· Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos (1 Juan 3:1).

· El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo (Romanos 8:16-17).
Así que, si somos hijos de un Rey, podemos entrar a Su presencia, entrar al Palacio y participar de Su banquete.
No permitas que nada, ni nadie robe tu identidad de hijo. Puedo testificar que por mucho tiempo era muy difícil para mí ver a Dios como mi Padre, pero El me ha sanado y puedo decir que El es mi Padre, el mejor Padre que puedo tener.
Deja que el Padre sane tu corazón y curé las heridas del pasado. Entra hoy a Su Palacio y participa de todas las bendiciones que El tiene para ti.
Entonces, en verdad, El te atrajo de la boca de la angustia, a un lugar espacioso, sin limitaciones, en lugar de aquélla; y lo que se puso sobre tu mesa estaba lleno de grosura (Job 36:16).

Eres digno de entrar a Su presencia y sentarte junto a El, participa de Su mesa hoy.

Escrito Para: www.brendalizaviles.com