Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre 19, 2010

DIOS ME DA SERENIDAD

Dios Me Da Serenidad
"Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos". (Isaías 26:3-4)Querido Dios:

La serenidad no es otra cosa que la calma. Creo que es esa tranquilidad que tú me permites sentir aún cuando muchas veces pienso que mi mundo se deriva, o que las ilusiones se han hecho trizas.

Es cuando veo la mar de los problemas intensificarse y siento que los vientos me quieren derivar, pero aún así muy dentro de mi corazón algo me hace sentir calmada, porque sé que tengo estabilidad y seguridad cuando tú estás conmigo. Porque tú presencia en mi vida me hace sentir a salvo aún cuando pareciera que estoy cerca del abismo.

Es la paz que me permites experimentar y que los demás a mí alrededor muchas veces no logran comprender. Entonces actúo con firmeza porque en medio de mis decisiones, sé que tú estás dirigiéndome con sabiduría.

Es la …

¡SI ÉL LO DIJO, SERÁ FIEL EN CUMPLIRLO!

¡Sí ÉL lo dijo, Será Fiel en Cumplirlo!
“Y era Abraham de cien años cuando nació Isaac su hijo. Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo. Y añadió: ¿Quién dijera a Abraham que Sara habría de dar de mamar a hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez”. (Génesis 21:5-7)No siempre lo que Dios promete y declara sobre nuestras vidas se cumple rápidamente. Pero el que lo que tanto estás esperando, no llegue, no significa que Dios se haya olvidado. Simplemente (aunque muchas veces nos cuesta lágrimas entenderlo) significa que su tiempo es diferente al nuestro. Pero hay algo seguro, él usará esas cosas para glorificarse y mostrarte su gloria.

El otro día mis padres me recordaban la historia de Abraham y Sara.
Ambos tuvieron fe, caminaron y actuaron en fe. Obedecieron las reglas, fueron fieles, pero el cumplimiento de la promesa que Dios había hecho a sus vidas, no llegaba.

Me imagino las horas de aflicción, de preguntas, de nostalgias que ambos tuv…