domingo, 27 de marzo de 2011

NO SÉ VIVIR SIN TI

Justificar a ambos ladosNO SÉ VIVIR SIN TI

“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así cama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo”. (SALMOS 42:1) Hay una verdad que es tan sincera, certera y franca… Un camino que es tan claro como el agua y que mi corazón no calla;

sino que grita con orgullo y libertad y es parecida a una canción… ¡NO SÉ VIVIR SIN TI OH JEHOVÁ, ERES MI BENDITA NECESIDAD! Eres vital, eres preciso, no puedo amar a nadie más si tú en mi vida primero no estás. Son nuevos aires de felicidad que con alegría el rostro refleja y revela sonriente. Que estés a mi lado y de mi lado es lo mejor. No puedo ni un solo día dejar de pensar que eres mi oxígeno, mi respirar. Que es tu presencia la que habita en mi vida y la que me impulsa a ser mejor. No son mis logros ni mucho menos mis méritos, es tu misericordia y gracia salvadora. Mis ojos anhelan poder verte, mis manos tocarte y sentirte. No sé vivir sin ti, mi mundo eres tú, me muero si no estás. Autora: Brendaliz Avilés