Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 10, 2011

¡YO ESTOY CONTIGO, NO TEMAS!

¡YO ESTOY CONTIGO, NO TEMAS! Ten paz yo estoy contigo. Estás seguro en mis manos. Yo te formé, me perteneces, te entretejí en el vientre de tu madre. ¡No te confundas por las circunstancias! Yo soy más grande que los problemas y las batallas. No permitas entrar a tu mente, ideas erróneas, pensamientos equivocados, haciéndote pensar que mi presencia se ha ido de tu lado. Yo nunca abandono a quien me necesita. ¿Podrías dejar tus situaciones en mis manos? Hay cosas que tú no puedes hacer, pero en las que yo sí puedo obrar. Déjame demostrarte que cuando dejas las cosas en mis manos, todo obra para bien. No ganas nada exasperándote, enfureciéndote y descontrolándote. Yo mando a callar los vientos, el mar ante mi presencia enmudece. Aún te preguntas si te escucho y si te quiero. Y yo te contesto: “Aquí estoy contigo, te amo como no te imaginas”. Es el momento de soltar tu carga.
Comienza un nuevo día y con ese equipaje pesado,
no lograrás avanzar. “Ven, entrégame tus cargas, desahógate en or…

NOEMÍ: DE LA AMARGURA A LA ALEGRÌA

Noemí: De la Amargura a la Alegría “Así regresó Noemí, y con ella su nuera Rut la moabita, quien quería acompañarla de todo corazón. Regresaron, pues, de la tierra de Moab al inicio de la cosecha de cebada”. (Rut 1:22) Noemí tenía su corazón triste, se sentía afligida y amargada. Había perdido a su esposo y luego a sus dos hijos. En compañía de su nuera Ruth regresó a Belén de Judá. La ciudad estaba regocijada en volverla a ver, sin embargo, Noemí les dijo: “No me llamen Noemí. Más bien llámenme Maritat-naswha (amargada del alma). Ella se había ido llena y años más tarde, regresaba vacía, sentía que no tenía nada. Pensaba que Dios la había afligido y castigado. Sin embargo a pesar de las cosas tristes y negativas que ocurrieron en la vida de Noemí, algo muy bueno estaba por ocurrirle. Dios obró de una manera hermosa en la vida de Rut y Noemí. Rut en verdad amaba a su nuera y le obedecía en todo lo que ella le dijera. Dios permitió que Rut conociera a Booz y que hallara gracia delante …