Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo 4, 2011

NO TE AMARGUES QUE SE TE ARRUGA LA CARA

¡No te amargues que se te arruga la cara!

Según el Word Reference la amargura es un “sentimiento de pena, aflicción o disgusto”. ¡Qué feo se siente un corazón amargado, pero más triste aún es que la amargura se refleja en la cara y en nuestros actos! Lo que sentimos por dentro, tarde o temprano se refleja afuera.

¡No te amargues que solo lograrás añadirle peso a tu espalda, presión a tu corazón y arrugas a tu cara! No hay crema que combata las arrugas que salen por la amargura por más cara que sea. No permitas que la pena y el dolor te “maten” lentamente. Que mate tus sueños y esperanzas, que arrebate tus ilusiones.

A veces el espíritu se siente afligido por tantos pesares. En ocasiones nos disgustamos tanto que nos airamos y decepcionamos. Pero he aprendido que pasamos dos trabajos, el de enojarnos y el de volvernos a contentar.

Hoy el mensaje es sencillito, corto y muy claro. Si te sigues enojando y amargando por cualquier cosa, las consecuencias se reflejaran en tu cara. Y estoy segura…

Ese desierto esconde un pozo

ESE DESIERTO ESCONDE UN POZO

“Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”.
(Frase del libro El Principito)

Me encanta el libro El Principito, es sencillo, pero a la vez tan profundo. Es por eso que el día de hoy quiero compartir con ustedes, una reflexión basada en una frase que he tomado de ese libro.

Atravesar un desierto no es tarea fácil. ¡Qué calor hace de día y qué frío por la noche! Pero para llegar a un destino determinado a veces hay que atravesarlos, porque si no los atravesamos no podremos llegar al lugar deseado.

Pero algo en lo que sí podemos enfocarnos, algo positivo que podemos sacar del proceso de atravesar el desierto, es que en el lugar que menos lo imaginamos, podríamos encontrar un pozo que nos ayude a mitigar la sed y nos refresque. No todo en panorama es triste, Dios hizo palmeras en el desierto y creó pozos para que no nos muriéramos de la sed mientras lo atravesamos.

Quizás hoy es un día de esos en los que has mirado al cielo o exclamado: “¿Se…