viernes, 16 de septiembre de 2011

Más Frases

Frases

"Debemos permanecer esposados a Dios no por condenación o imposición, sino por sabernos sujetos a gracia, amor, misericordia, sabiduría y verdad. Por con humildad y reconocer que separados de él las cosas no funcionarán bien. Por razonar que cuánto más cerca él está de nosotros más luz proyectaremos en derredor; más alegría irradiaremos a todo el que se nos acerque. Dios nos regaló una libertad difícil de comparar y es para que la compartamos con todo el que podamos".
(Autora: Brendaliz Avilés)



• La Heredad que mi Padre Celestial me Ha regalado, nadie jamás podrá igualarla. Por tal razón ni la vendo, ni la intercambio, ni la regalo, ni la menosprecio. Porque es mi bendición, mi porción y mi Herencia. No imitemos a Esaú que vendió su Herencia por un plato de lentejas y luego lloró amargamente. (Autora: Brendaliz Avilés)






• Querido Dios: ¿Puedes calentar mi corazón el día de hoy? Es que está cansado y tiene mucho frío. Yo sé que sabes que está batalla ha sido fuerte, intensa, ardua. Pero sigo confiando en que los planes que tienes para mí son tan especiales y maravillosos y por eso me aferro a ti con todas mis fuerzas. Tú sabes que mi corazón entero te pertenece, haz lo que tengas que hacer que yo lo recibo con amor.
(Tu Hija que te Ama, Brendaliz Avilés)






• La lluvia moja mi corazón de un llanto por todos aquellos que están enfermos y lastimados y piensan que no tienen remedio. Que sienten sus corazones angustiados y vacíos porque aún no conocen al Dios que puede llenar sus corazones de ilusiones, alegría, fe, esperanza, amor, vida, luz, paz y sanidad. Quisiera poder remontarme muy dentro de sus corazones y que a través de mi amor y mi abrazo puedan sentir a Dios en sus vidas. (Brendaliz Avilés)






• MIENTRAS EL VIENTO SOPLA Y LOS ARBOLES BRINDAN SU ALABANZA AL CREADOR, YO AGRADEZCO A DIOS QUE ME DE LA OPORTUNIDAD DE RESPIRAR Y SENTIR MI CORAZÓN LATIR. (Brendaliz Avilés)






• Los verdaderos amigos son difíciles de encontrar. Cuando estás enfrentando el fragor de la prueba y la adversidad, serán pocos los que llegarán a ti. Y entonces sabrás realmente quiénes son los que son. Y si en medio de tu prueba lograste descubrir quiénes eran tus verdaderos amigos, entonces, valóralos, respétalos, defiéndelos, ayúdalos y ámalos con todo el corazón. (Brendaliz Avilés)