jueves, 24 de noviembre de 2011

Sucumbir o Erguirse



Sucumbir o Erguirse…

Ante las afrentas de la vida uno tiene dos opciones: sucumbir o erguirse.  Mantenerse caído en el dolor, la angustia y la miseria; o levantarse y emprender el vuelo aunque aún sientas miedo y las alas rotas.  Decidir ser un doliente o un sobreviviente.  Escoger la lucha o la resignación.  Entregar lo mejor de nosotros o renunciar y abandonarnos al fracaso.

Debes seleccionar si morir lentamente o vivir intensamente.  Si enfocarte en el desierto, o pensar en el oasis.  Dejarse ahuyentar por el temor nunca será la solución.  Aún si caemos diez mil veces, debemos volver a levantarnos.  No es una opción la derrota, hay que seguir intentando hasta lograr la victoria.  Si pensamos en solo nuestras fuerzas, sentiremos que no podremos lograrlo; pero si pedimos auxilio a Dios el Soberano… ¡Por supuesto que podremos alcanzarlo!

Erguidos, puestos en pie, con las manos y el corazón levantados.  Y si sucumbimos que sea tan solo por unos instantes, pero que cuando meditemos estemos conscientes que podremos salir adelante si Dios está de nuestra parte.  La mejor elección siempre será avanzar, continuar, progresar.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

Frase sobre el agradecimiento/frase de amor

El Agradecimiento...

El agradecimiento nace de un sentimiento profundo que sale del corazón. Por los beneficios, el favor o la ayuda que has recibido de alguien. Más que decirlo con palabras se demuestra con nuestro comportamiento o con nuestras acciones.
La actitud de una persona agradecida se puede reflejar en el rostro. Porque del alma puede emanar la transparencia y la sinceridad. 


Autora: (Brendaliz Avilés)

Frase de Amor

Me gusta saber que tu corazón va latiendo a la misma velocidad que el mío. Eso quiere decir que sientes por mí lo mismo que yo por ti. Parece un trabalenguas pero es así. Dos corazones que laten al mismo ritmo, enamorados el uno del otro. Que sincronía más interesante. Cuando el amor se fusiona, la mezcla es exquisita.
Autora:(Brendaliz Avilés)

Y en mi corazón sé que debo seguir luchando. Y si el corazón lo dice algo de razón debe tener. Hay que insistir hasta alcanzar lo deseado. Hay que ponerle empeño y tener la certeza de que al final vendrán buenos resultados. 

Autora: (Brendaliz Avilés)
Escrito Para:www.brendalizaviles.com

Carta de Agradecimiento a Dios


Carta de Agradecimiento a Dios…
Querido Dios:

Los arpegios de mi corazón quieren reverenciarte y elogiarte.  Hace días que vengo meditando en qué podría yo regalarte, pues eres el dueño absoluto del Universo.  Vistes al cielo de azul, posees la hermosa creación y todo cuanto hay en la tierra te pertenece.  Tú eres también el dueño de mi vida, mente y alma.  En cada pensamiento habitas siempre, no existe nada que pueda yo darte.
¿Qué podré yo obsequiarle al compositor y director de mi existencia?  Siento que la gratitud no es suficiente, tú mereces todo y siento que te doy nada.  Y reflexionando me puse a pensar en la obediencia y de la obediencia también pensé que es muy importante el tiempo que te dedico.  Quiero ofrecerte un tiempo de calidad donde juntos podamos conversar y tu corazón inundado salte de alegría.
Quiero brindarte mi gratitud a través de mi inspiración.  Quiero alabarte por siempre, no importa cuál sea mi situación.  Deseo amar a mis hermanos de la misma forma que lo haces tú.  Hacer el bien a todo el que pueda, porque ayudándolos a ellos, agrego gozo a tu corazón.  Mis manos también son tuyas, haz lo que quieras con ellas.  Y que mis pies caminen por la senda que tú señales, que tú dirijas.

Te entrego mis lágrimas, no de sufrimiento, sino de agradecimiento y esperanza. Quiero mostrarte mi gratitud cada día de mi vida.  Mi fe está puesta en ti, eres mi único y absoluto Salvador.  Armoniza y matiza mi ser plenamente.  La esencia y el centro de mi existencia, eres tú Amado mío.  Por más que yo quiera o intente expresarte, nunca alcanzarán las palabras.  Pero de manera sencilla y humilde quiero reciprocarte este amor tan maravilloso que me has regalado aún antes de mi nacimiento.
Gracias por todo lo que has hecho y dado por mí.  Por bendecirme continuamente, por hacer que mi pecho brinque al ritmo de tu corazón.  Eres la puerta y también la llave.  ¡Estoy esculpida en tu amor!  ¡Mil gracias Padre por mirarme y siempre ayudarme!

Te ama tu hija,
Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com