Ir al contenido principal

Colección Cartas a dios: Querido Dios, ¡No me sueltes!

Colección Cartas a Dios: Querido Dios (NO ME SUELTES)

“¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría. Ciertamente huiría lejos; moraría en el desierto. Me apresuraría a escapar del viento borrascoso, de la tempestad”.
Salmos 55:6-8

Este silencio ensordecedor aún me rodea y más que rodearme me duele.  Me duele porque aunque sé que no es cierto, las circunstancias muchas veces me hacen pensar que tu mirada se ha desviado de mí.  Quizás porque aún no logro ver la luz al final de este túnel oscuro que he estado transitando.

Pero aún así, sé que tu mano no me ha dejado de sujetar ni un minuto.  Aún cuando me pregunto si estás escuchando mis oraciones y pareciera que no es así, sé que sí, que me estás escuchando atentamente.  Que es cuando tus ojos están más fijos en mí y tus oídos más atentos al clamor de mis súplicas.  Lo sé más allá de mis sentidos y de lo que percibo o veo, porque sé que eres fiel y que me amas profundamente.
Sé que a pesar de que muchas veces no logro ni siquiera poder definir o hablar, porque es tanto el dolor que siento que solo me cubre el silencio y el agotamiento, tú interpretas cada cosa que te dice mi corazón casi moribundo.  Entonces le infundes vida y él vuelve a latir, a sobreponerse, luchar y enfrentar los retos que se le presentan.

Dios de mi vida, gran amor de mi corazón, luz de mi alma, no permitas que me suelte de tus manos.  No permitas que transite el camino, alejada de tu voluntad y propósito.  No dejes que el miedo me desenfoque, ni que lo oscuro que parece el camino y el viaje, me desvíen de lo que has determinado para mí.  Porque yo sin ti sencillamente soy un cachorro herido, clamando desesperadamente por ayuda.
Señor, sin ti moriría clamando sedienta por un vaso de agua.  Sin ti mis pétalos serían marchitos, secos, tristes y caerían sin sentido por la tierra.  Y yo sin embargo, deseo ser esa flor que expida tu perfume y cuyos pétalos sanos reflejen tu belleza.

Dame tu serenidad, abrígame en tu pecho, afírmame en tus certezas.  Condúceme siempre por tus sendas y haz que tu amor y gracia siempre prevalezcan en mí, más allá de todo, aún de mis propios deseos y pensamientos.

Con todo mi amor de tu hija que te ama,

Brendaliz Avilés
Autorizado a Publicar en: www.brendalizaviles.com y www.mensajesdeanimo.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mensajes Para Mamá

ORACIÓN PIDIENDO TEMPLANZA, FORTALEZA Y REALIZACIÓN DE SUEÑOS

Oración Pidiendo Templanza, Fortaleza y Realización de Sueños

Querido Dios:

Autor de mi vida, interprete de mis silencios, razón por la cual yo sigo luchando. Lo primero que quiero decirte aunque sé que lo sabes, pero me es muy necesario manifestartelo: "Te amo con todas las fuerzas de mi corazón".Acudo a ti porque necesito fuerzas para seguir luchando. Quiero ser una persona plena en cada área de mi vida.Como dice la canción: "Mi vida está en tus manos, Señor en tus manos está. Mis sueños, todos mis planes, te los presento a ti. Mi vida está en tus manos, Señor no hay otro lugar. El Dios que sabe el futuro me guiará con su amor".

Hay tantos planes, tantos proyectos, tantas cosas que tengo que realizar y a veces me siento impotente.Yo quiero más que existir, vivir. No quiero pasar mi vida deseando, quiero lograr esas cosas que ambiciono y algunas de ellas en estos momentos las veo muy lejos sin ánimos de ser pesimista porque tú que me conoces bien, sabes que me encant…

¡Feliz Cumpleaños Sister!

Querida Janice:
Hermanita, un día como hoy cumples años.  Debo decirte que estoy muy agradecida de Dios por ti.  Has sido tan importante en mi vida.  Siempre pendiente de los tuyos, con una mano extendida para ayudar y brindar tú apoyo.  Pocos conocen la esencia de tu corazón.  Pero yo sé que a todo lo que haces le pones dedicación, empeño y excelencia.  Son tantos los momentos de mi vida en que tu amor me ha conmovido.  Son tantas las lágrimas que has visto caer de mis ojos y silenciosa me has escuchado.  Otras veces me has aconsejado y has tenido razón en lo que has dicho.  
Yo quisiera tener la facultad de concederte los deseos más anhelados de tu corazón.  Porque sé que esas cosas que deseas no son vanas ni superfluas, son cosas que realmente vale la pena tener.  Y pido a nuestro Dios bendito, que todo se ponga a tu favor.  Que veas cada sueño y cada meta realizada.  Que el propósito de Dios se cumpla siempre en tu vida.  
Poder estar contigo cuando me necesites y juntas disfrutar de…