martes, 10 de enero de 2012

GRANDE ES TÚ FIDELIDAD



Grande es TÚ Fidelidad
"Esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré. Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré. Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca".  (Lamentaciones 3:21-25
Para poder hablar de tu fidelidad oh Dios, es necesario conocerla y experimentarla.  Y yo certifico porque he sido testigo, que has sido un gran Padre y un excelente amigo.  Nunca me has fallado; jamás me has abandonado.  En todo momento has permanecido junto a mí.  Pero en esos periodos en la vida donde todo se torna más oscuro, has hecho resplandecer tu luz y me has iluminado el camino.
Me has dado primeros auxilios y resucitado con tu oxígeno cuando he creído que estoy muerta.  Divino Alfarero, has recogido y unido pieza por pieza cada pedacito de mi corazón roto y has avivado la llama cuando las aguas de la tormenta han parecido ahogarme.  Cuando mi instrumento ha estado desafinado o quebrado, tú con gran paciencia me has arreglado para que luego pueda sanar hermoso y afinado.
Cada mañana tu sol de justicia amanece sobre mi vida.  Te alabo porque eres demasiado maravilloso y sublime.  Me es reconfortante saber que eso cálido que siento en mi corazón es tu grata presencia.  Que me impregnas con tu amor y me guías con tu Espíritu Santo.  Aún cuando pareciera que estás lejos, es verdaderamente cuando estás más cerca.  Y los que confían y esperan en ti conocen y se alegran en tu salvación.

Has plantado en mi jardín fe y esperanza, has regado mi huerto con tu gracia.  ¡Bendito eres y serás por siempre!  ¡Aleluya perpetuamente por TÚ fidelidad!

Autora: Brendaliz Avilés