martes, 24 de enero de 2012

Pensamientos Cortos


"Si tú piensas que una persona será el puerto a tu felicidad, permíteme informarte que estás en un error. Las personas pueden contribuír a tu felicidad y tú puedes contribuír a la de ellos, pero la verdadera felicidad tiene que provenir de tu interior. La felicidad es ante todo una decisión y una actitud que decides asumir aún cuando vengan a tu vida momentos difíciles. Si tú pretendes que otros ... te hagan felices, saldrás lastimado y decepcionado muchas veces. Así que primero hay que estar bien con uno mismo, porque si no, nada te llenará y a tu entender todos te defraudarán. Pero, existe alguien que puede proporcionarte mucha felicidad y llenar un vacío que nadie más podrá llenar, y ese es Dios, Creador del cielo y de la tierra".

(Autora: Brendaliz Avilés)

La grúa de la Amistad


LA GRÚA DE LA AMISTAD

No sé si él me escogió a mí, pero pienso que yo lo elegí a él primero.  Lo elegí porque me pareció especial y porque a pesar de que tiene unos pocos años menos que yo, sabía que tenía la suficiente capacidad como para poder comprendernos.  Es mi amigo Emanuel, pero no solo mi amigo, porque lo considero el hermanito varón que nunca tuve.  Un chico enérgico, lleno de vida, talento y sueños.   Con un corazón enorme y una voz para cantarle a Dios demasiado hermosa.  Cuando él se para y habla o canta, simplemente brilla y si sonríe el mundo se ilumina.

Este año que pasó no ha sido nada fácil para mí y este que comenzó a pesar de todos mis buenos deseos, positivismo y ganas tampoco ha comenzado airosamente.  Son muchas las preocupaciones que últimamente tengo y las tristezas han amenazado con enloquecerme.  Pero hay amigos y personas que son tan especiales para mi vida y han sido como el sol en medio del invierno.

Hace dos días me encontraba profundamente triste, abrumada y preocupada.  Creo que mi amigo lo notó porque me llamó y aunque yo escuchaba lo que él me decía, era poco lo que yo hablaba.  Solo contestaba con algunos monosílabos, lo que no es muy usual en mí.  Pero en la noche él me llamó emocionado, tenemos cuatro horas de diferencia en los horarios.  Que estaba buscando una ayuda que necesitaba, que las puertas, no estaban cerradas para mí y que Dios me iba a ayudar en todo este proceso. 

Pero en verdad lo que más me conmovió y me hizo sacar una carcajada y sonreír en el preciso momento antes de acostarme, fue cuando Emanuel me dijo: “por ti, bajamos la luna si es necesario, buscamos una grúa y la bajamos”.  En mi mente imaginé a mi amigo con una grúa intentando bajar la luna.  Algo que sería una proeza grande, porque literalmente la luna no se puede bajar.  Sin embargo cuando un auto se daña, se queda en el camino, cuando ocurre algún accidente y no tenemos a quién mas recurrir…  Ante tal emergencia llamamos a la grúa para que nos auxilie, para que nos venga a rescatar.

Así son precisamente los amigos,  en muchas ocasiones de nuestras vidas ellos son como esa grúa que arrastra los autos.  Ellos son esa grúa que nos levanta cuando estamos caídos y si nos detenemos, nos empujan para que sigamos adelante y no nos detengamos.  Nos remolcan cuando nos sentimos casi muertos, desechos y muy heridos por las situaciones de la vida.  Tal vez los verdaderos amigos no son muchos, pero los que son genuinos, llegarán sin ser llamados cuando más los necesites.
Habrá momentos en que tengas que enfrentar el desierto y la soledad solo con la ayuda de Dios.   Y en el trayecto, no entenderás y llorarás como pajarito herido, es entonces cuando las alas del Señor más fuerte te cubrirán.  Es parte del proceso de maduración que uno tiene que enfrentar muchas veces en la vida.  Pero, Dios nunca te dejará solo, cuando menos lo esperes, enviará esos angelitos con sus grúas para ayudarte a continuar.

Pero si quieres tener amigos, recuerda que debes ser un amigo también.  Habrá momentos en que tú debas ser la grúa que remolque a muchos de tus amigos para que ellos puedan seguir adelante. 

Finalmente, quiero agradecer a mi tan querido amigo Emanuel, por ser una de las grúas que Dios ha utilizado en este proceso de mi vida para recordarme que debo seguir adelante y que es mucho el camino que nos falta por recorrer.  Por querer aumentar mí fe cuando todo pareciera perdido.  I love so much my brother!  ¡Te amo hasta el cielo!

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com