domingo, 29 de enero de 2012

Buscando SU Presencia




BUSCANDO SU PRESENCIA



``Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón”.
                                                            (Jeremías 29:13)


Hay muchas cosas que suelen cambiar a medida que pasa el tiempo y que vamos transitando en este viaje llamado vida; pero lo que nunca puede cambiar a menos que sea para mejorar es la búsqueda de la presencia de Dios. Me atrevo a decir que con el pasar de los años está debe ir aumentando. Esto es, esos momentos de intimidad que pasas con tu Creador en oración, adoración y también en silencio para poder escuchar lo que quiere decir a tu corazón. Ese tiempo precioso y necesario que utilizas para leer las Sagradas Escrituras y aclarar muchas de las dudas que pueden existir en tu interior. El tiempo que utilizas o inviertes en ayunar y hacer las cosas que agradan a Dios. Ese tiempo que puede ser desde ratos cortos hasta muy largos te digo de verdad que es maravilloso, revitalizante y demasiado hermoso.


Un cristiano que no cultive su vida devocional con Dios, podrá tener muchas cosas, pero de alguna manera será un fracasado. Un cristiano que no dependa de Dios, realmente necesita un encuentro con él. Pues cada día debemos depender de él y menos de nosotros. Y con esto no quiero decir que dejes de hacer lo que tienes que hacer; sino que siempre busques el propósito y la voluntad de Dios para tu vida.


En mis tiempos de intimidad con Dios hay tantos momentos en que me gusta cantarle. Yo no sé si mi voz suena linda o fea, pero tengo la seguridad de que Dios me está escuchando con mucha atención porque estoy cantando para él con todo mi corazón. Esos momentos en que mí corazón salta de alegría porque siente el toque de su bendita presencia o esos otros en que mi corazón es cautivado y estremecido porque puede sentir la magnitud del amor de Dios.


Son esos tiempos donde recibo fuerzas para poder continuar. Ahí es donde el Espíritu Santo de Dios me corrige y me hace entender y ver aquellas cosas que están mal o que debo cambiar. Y leyendo su Palabra soy confrontada a que mis actos sean los de una hija de un Padre amoroso que es luz y que dice que nosotros somos la sal de la tierra. Un cristiano que dobla sus rodillas o que inclina su alma y su vida ante Dios, es un cristiano que aunque enfrente duras pruebas, será victorioso. En sus manos hay poder, unción y autoridad para vencer a las tinieblas y para hacer maravillas en el nombre de Jesús.


Hoy quise darle a Dios una serenata y como decía el compositor: “yo no quiero cantar por cantar, yo no quiero mis labios mover para ofrecer, pero nunca dar y para decir, pero no vivir, para cantar por cantar”. Entonces me remonté a esa edad de niña en que me paraba encima del techo de la casa anterior, cerraba los ojos, levantaba mis manos y le entonaba a Dios esa melodía que dice: “quiero alabarte, más y más aún quiero alabarte; más y más aún. Buscad tu voluntad, tu gracia conocer, quiero alabarte. Las aves del cielo cantan para ti, las bestias del campo reflejan tu poder. Quiero levantar, quiero levantar mis manos a ti, quiero alabarte”. Y seguí cantando todas esas melodías que llegaban a mi mente y les puedo testificar que fue tan hermoso pasar ese tiempo a solas con mi Dios.


Porque si tomamos tiempo para las tareas que hay que hacer en el día, para nuestros familiares y amigos, ¡cuánto más para nuestro Padre celestial que ha sido tan bueno y nos ha otorgado tantas bendiciones aún sin merecerlas! Dios debe ser siempre el primero en nuestra agenda. Él debe ser la primera opción cuando queramos hablar o tengamos algún problema. Pero también debe ser el primero cuando todo vaya bien. A cambio él te dará momentos especiales que te harán sentir que él está muy cerca de tu corazón, pero más aún que tú estás cerca del corazón de él. Acariciando su pecho con tu genuina expresión para él de amor.


Dios es maravilloso y créeme que aunque tú creas que él no te escucha o que tus oraciones no traspasan el techo de tu casa o de la congregación donde asistes, ÉL SI ESTÁ MUY PENDIENTE DE TU CLAMOR, ASÍ QUE NO DESISTAS. Dios anhela que nosotros pasemos tiempo con él. Desea que tengamos necesidad de estar en comunicación constante con él. Cuando lo buscamos de corazón, ciertamente lo encontraremos. Clamaremos y él nos responderá a su tiempo según su voluntad para con nuestras vidas. Te invito a cautivar a Jehová tú Dios con una adoración espontánea y sincera que le haga saber que lo amas con todas tus fuerzas. Amén.


Autora: Brendaliz Avilés


Autorizado Para Publicar en: www.brendalizaviles.com

Frases y Pensamientos Cortos

Si un día sientes que mi amor por ti ha muerto, debe ser que dejé de existir.

Es que no hay otra manera en la que yo pueda dejar de amarte y de pensarte.
Y aún así, debe ser un error, porque el amor nunca deja de ser.
Si ayer te lo dije hoy te lo repito, no soy variable, cuando estoy segura de algo, es porque es así. Eso de que te amé ayer y hoy no, no cabe en mi cabeza ni en mi corazón. Eso de cambiar de parejas y a todas decirle "te amo", no va conmigo. Porque no le dices "TE AMO" a cualquiera, se lo dices al que ocupa un lugar demasiado especial e importante en tu corazón.
(By: Brendaliz Avilés)



Desde el principio de los tiempos Dios se dio a conocer como el GRAN YO SOY, por tal razón no hay que temer, porque él hace cosas grandes y maravillosas. Estás bajo su cuidado, ¿crees que él permitirá que pases por algo que no puedas soportar?


By: Brendaliz Avilés


Escrito Para: www.brendalizaviles.com