lunes, 13 de febrero de 2012

AMAR

Escrito Especialmente Para la Boda de Alfredo y Ana

AMAR…

Amar es una decisión. Al amor lo sientes cantar dentro de tu alma y estremecerte con su sinfonía armoniosa.  El amor hace que el cielo se vea iluminado siempre con estrellas de esperanzas y hace que la luna repleta se vea más plateada y brillante.

Alguna vez alguien dijo: “Nacimos para vivir, vivimos para soñar, nuestro destino es morir, pero nuestra misión es amar”.  “La soledad no es buena compañera, hemos nacido para estar acompañados, no para ser islas desiertas”, decía es escritor. 

El amor implica acción y amar es un verbo que hay que conjugar.  Pero, ¿qué es amar y cuál es su implicación?  Amar es llenarse de momentos sencillos y cotidianos que se convierten lentamente en un tesoro.  Para vivir plenamente hay que amar.  Amar a manos llenas y con el corazón completamente abierto, no miserablemente ni mezquinamente.  Es sentir los latidos de tu corazón de una forma diferente cuando estás al lado de esa persona.  Cuando comprendes que amas es porque esa persona especial echó raíces en tu corazón y difícilmente la puedes arrancar de tu interior, porque su semilla germinó dentro de ti.  La persona amada se sembró tan profundamente en tu ser entero y en tu corazón que sin darte cuenta un jardín comienza a florecer.  Y sentir esas flores creciendo muy adentro del pecho, da una sensación de dicha, paz y felicidad.

Amar es cuando una persona camina sobre tu corazón y va dejando huellas tan exactas y profundas que no las logra borrar ni la tormenta más fuerte.  Es no querer perder ni siquiera los más breves instantes porque tu corazón se siente inerte si él o ella no están junto a ti.  Sentir la ausencia del ser apreciado llena el alma de una tristeza inexplicable porque te sientes incompleto(a) sin tu otra parte.  Porque el ser amado te complementa como nadie más puede hacerlo.  Porque la respiración es mejor cuando aspiras el amor a bocanadas y tu lado se encuentra tu otra parte.

Amar es llenar la copa hasta que se colme, es acortar distancias y construir puentes.  Es querer que el tiempo se detenga solo porque estás con esa persona.  Y no mirar a nadie más, porque nadie más puede llenar las expectativas que construiste en un mundo que solo tiene tu nombre y el de la persona amada.

Es saber que toda la vida estuviste orando y pidiéndole a Dios por una persona justamente como la que tienes a tu lado.  Entonces decides avanzar, dar un paso más y comprometerte con fidelidad, pureza, sinceridad y respeto.  Sin miedos, porque esa persona hace que desaparezcan las dudas.  Y cuando miras sus ojos, descubres que tu mirada está en sus ojos, pero que la de él o ella está en los tuyos también.

Cuando amas, ya nada más importa.  Dos carnes se unen convirtiéndose en una, dos almas se compenetran y conectan.  Dos corazones se transforman en uno para calentarse mutuamente.  Y cuando el amor  se fusiona, evoluciona.  Y cuando evoluciona, traspasa.  Y cuando traspasa, ya no te perteneces sino que se pertenecen el uno al otro.  Porque cuando se pertenecen pueden vivir incendiados para siempre de esa llama que arde, que arrasa y que nunca se extingue. 

En el amor no existen plurales, ni lo tuyo, ni lo mío porque todo es nuestro.  Ni puede existir el egoísmo porque entonces se va marchitando lentamente la flor.  No se puede pretender absorber todo sin dar nada a cambio.  Porque amar es  protección y cuidado, es entrega y difícilmente cambia o perece.

El amor requiere de paciencia, de guardar muchas veces silencio.  Es equivalente a desprenderse y no se desvanece. Al amor no lo pueden ahogar las aguas, ni quemar la llama. 

Porque ustedes son el uno para el otro, porque sus corazones se pertenecen.  Y porque de hoy en adelante emprenden un viaje en el que no hay vuelta atrás.  Mirando hacia adelante y tomados siempre de la mano, su sueño de amor se convertirá en realidad.  Y yo solo puedo desearles una vida plena de felicidad.  ¡Qué Dios los bendiga siempre!

Autora: Brendaliz Avilés

Escrito Especialmente Para la Boda de Mi Amigo Alfredo y Ana

Autorizado Para Publicar: www.brendalizaviles.com