miércoles, 7 de marzo de 2012

A Las Mujeres Especiales de mi Vida





A Las Mujeres Especiales de mi Vida

Sin duda alguna, la mujer más especial de mi vida es mi mamá.  No solo por cargarme durante nueve meses en su vientre, sino que también por estar siempre a mi lado brindándome sus cuidados y su amor.  Nunca existirán las palabras suficientes con las que pueda expresar el amor y el agradecimiento infinito que siento hacia ella.
Mi vida también ha sido marcada por contar con la presencia, el apoyo y el amor de mi hermana, mi abuela, mis tías y mis primas.  Cada una de ellas diferentes, pero a la vez iguales.  Con sus características definidas y especiales.  Con sus formas de tocar el corazón de quienes le rodean.

He sido instruida por maestras, por ancianas y por mujeres sabias.  He sido inspirada por tantas diversas mujeres y a muchas de ellas ni siquiera las conozco personalmente, sin embargo he conocido sus almas a través de las cosas que escriben, platican o hacen.

Mi vida ha sido tocada y bendecida por varias amigas, unas graciosas, otras inteligentes, algunas sensibles, otras sinceramente francas, y también por algunas románticas, soñadoras, pacíficas, dulces o de caracteres impetuosos.  Pero ninguna de ellas ha pasado desapercibida por mi vida porque me han dejado algo plasmado en el interior.

¿Qué esconde cada una de esas mujeres?  No lo sé, pero todas son talentosas, fuertes, impresionantes.  Han sabido sobreponerse a las pruebas de la vida, muchas han tenido que enfrentar el dolor, las desilusiones y las perdidas. 
Mujeres luchadoras y emprendedoras, trabajadoras y tenaces.  Que salen a trabajar, que cuidan de sus hijos y esposos, de sus padres y familiares y que no importa la tormenta que se presente, siguen adelante. 

Mujeres solteras que tienen grandes sueños, metas y ambiciones.  Que esperan a su príncipe amado y que muchas veces soportan la crítica y la burla de la gente.
Sin importar tu forma, tamaño, color quiero que sepas que eres demasiado especial para compararte o sentirte menos que otra persona.  Todas somos hermosas y maravillosas para Dios con nuestras virtudes y defectos.  Todas podemos brillar como el sol si nos lo proponemos, todas podemos tener la capacidad de cautivar con nuestros encantos.

A todas ustedes las que conozco personalmente, las que aún no conozco y las que estoy por conocer felicidades en el Día Internacional de la Mujer.  Dios las bendiga y les ayude a alcanzar grandes cosas.

Con Amor,
Brendaliz Avilés

Escrito Para: www.brendalizaviles.com