domingo, 11 de marzo de 2012

MI FE PUESTA EN TI




Mi fe puesta en Ti

Mi convicción hacia ti Señor va mucho más allá de lo que siento.  Creo en tu fidelidad firmemente, estoy convencida de tu amor y tu lealtad para con tus hijos.  Confío en tus palabras porque sé que nunca mientes.  Aún cuando transito el valle de la sombra y de la muerte, sé que vas al lado mío.  Cuando mi noche oscura no me permite ver ni siquiera mi sombra  y no veo estrellas ni luces que iluminen mi camino, sé que quien me guía eres tú.  Cuando el grito de mi corazón es tan grande que se ahoga en el silencio, el único capaz de interpretar lo que no h dicho, eres tú mi buen Padre. 

Creo en ti más que en nada y aún cuando la duda quiere penetrar y atormentarme, esa verdad tan  guardada dentro de mi alma, brota y me grita que no hay que temer porque tú lo harás.  ¡Oh Dios de mi vida cuánto me sostiene tu fuerte presencia!  Ayúdame a seguir sin desmayar, a mantenerme firme como esa roca inconmovible que en medio del mar, cuando las olas la azotan no cede.  Sostenme con tu gracia, quiero ser fiel hasta la muerte.  Quiero encontrarme con tu mirada, quiero abrazar tu pecho y sentir el latir de tu corazón.

Permíteme siempre recordar que es en tus brazos donde siempre quiero estar.  Que es bajo tu amparo y protección donde yo he recibido los mejores cuidados.  Que es tu gracia la que me ha sostenido cuando he pensado que voy a perecer.  Que eres tú por quien cada día sonrío y encuentro las ganas para continuar.  Céntrame en el hueco de tu corazón, anídame allí por siempre y que tus pensamientos perpetuamente me llenen de tu luz y de vida.

Tu hija que te ama,
Brendaliz Avilés

Autorizado a Publicar en: www.brendalizaviles.com