lunes, 12 de marzo de 2012

LAS PERSONAS ASÍ ME AGRADAN




Las Personas Así Me Agradan…

Me gustan las personas que pueden sonreír aún cuando la vida no parece sonreírles a ellos.

Que insisten en escalar la montaña aunque saben los riesgos que enfrentaran al tratar de subirla.

Que son determinadas, decididas y cuando se caen, se levantan y lo siguen intentando.

Que aunque lloran cuando el fracaso parece llegar o los esfuerzos parecen no haber rendido frutos, respiran hondo, secan sus lágrimas, sacan fuerzas de su debilidad y ponen el pecho para seguir adelante.

Tengo que admirar aquellos que logran con esfuerzo y dedicación sus metas y objetivos sin pisar ni utilizar a los demás.

Aplaudo al ser humano que puede mantenerse humilde cuando en sus manos tiene el poder, que mantiene la calma y la paz cuando a su alrededor muchos gritan: ¡guerra, contienda!

Admiro, respeto y me gustan aquellas personas que pueden reconocer que todo cuanto han logrado se lo deben a Dios.  Que reconocen que sin el toque del Creador no hubieran podido alcanzar sus objetivos.

Sonrío y me llenan de ferviente esperanza, esa gente que mantiene la fe cuando nada parece tener sentido y a su alrededor pareciera que todo es un alboroto y un caos.

Que sus miradas mantienen un brillo tan especial que iluminan el espíritu más apesadumbrado.  Que son sembradores del bien y la misericordia, pregoneros del amor y la paz.  Guerreros que combaten el poder del mal y la oscuridad con el bien, con la luz de Cristo.

Que saben que aunque las respuestas parezcan tardar, Dios las está escuchando y las contestará, afirmativa o negativamente, pero les hará conocer sus designios.  Y que por sobre todas las cosas no dudan de la existencia de Dios, porque cuando observan lo que les rodea, ven Su majestuosidad en todo y entienden que si Él tiene control de la naturaleza, no permitirá que a ellos les sucedan más cosas de las que pueden soportar.  Porque pueden apreciar que aún atravesando el valle más difícil, solitario, oscuro y triste, se han fortalecido porque Dios ha caminado con ellos.

Autora: Brendaliz Avilés
Autorizado Para Publicar En: www.brendalizaviles.com