martes, 3 de abril de 2012

Ese desierto

El desierto que estás atravesando no es para que mueras.


Todo lo contrario te hará más fuerte de lo que imaginas.

Hará que de ti broten hermosas cosas que pensabas que estaban olvidadas dentro de ti

.
Luego de atravesarlo, verás la hermosa flor que en tu interior

creció y en quién te has convertido porque te negaste a morir

a pesar de tu sed y de las condiciones que y encontraste en 


ese árido desierto. Verás como el poder de Dios se ha 


perfeccionado en ti


Así que no te rindas, cada día que pasa está más cerca tu 


bendición. 




(Autora: Brendaliz Avilés)


Escrito Para: www.brendalizaviles.com