viernes, 7 de septiembre de 2012

Dos Relatos Cortos de Amor


Arabella sabía que cuando duele muy adentro del corazón, el único que puede ayudarnos a calmarlo y sanarlo es Dios. Por eso esa noche hizo una oración sin palabras muy rebusquedas.  Solo le dijo a Dios exactamente cómo se sentía y que le diera fuerzas para enfrentar todo lo que viniera en los días siguientes y siempre.  Pese a que aún había muchas lágrimas bajando de sus ojos y a que sentía que no podía más con todo lo que sentía tan dentro de su pecho, sintió una paz que sobrepasaba todo entendimiento al acercarse a Dios y buscarlo en oración.
Esa noche luego de platicar con Dios, guardó silencio, ella quería escuchar alguna respuesta por parte de él y para eso debía de estar atenta.  Ella sabía que cuando nos sentimos confundidos, no podemos escuchar claramente lo que se nos dice.  Arabella deseaba con todo su corazón entender las respuestas que necesitaba.  Respiró profundamente y se dedicó a mirar el cielo, mientras su corazón estaba con las puertas abiertas de par en par, esperando la respuesta de Dios, porque él solo era el único que la podía ayudar.  (By: Brendaliz Avilés)


Ambos tenían diferencias muy marcadas, pero había algo que los unía.  Su pasión por la música era genuina, por tal razón, cuando la profesora pidió que trabajaran en equipo para componer la letra y música de una canción, ambos decidieron unir sus talentos para tocar al mundo con una hermosa composición.  Ángel y Estrella estaban conectados por algo más que la música, pues mientras más tiempo pasaban juntos, mientras más compartían sus ideas y sus gustos, más afines se sentían sus corazones.  Ambos se percataron de que se estaban enamorando.  ¿Quién se dio cuenta primero del sentimiento?  Con seguridad no sabría decir, pero cierto día sus miradas se encontraron y los dos experimentaron un profundo sentimiento.  Decidieron dar un paso hacia el camino del amor.  Ángel tomó su guitarra y Estrella su comenzó a tocar con su piano los acordes de aquella melodía que ambos habían compuesto juntos.  Aquella noche con las estrellas y la luna medio llena de testigo, el Universo escuchó el eco una de las canciones más hermosas que dos enamorados hayan podido interpretar.  Es que cuando el amor se apodera de nuestros corazones pueden pasar pasar cosas maravillosas.  
(Autora: Brendaliz Avilés)
Escrito Para: www.brendalizaviles.com


Mi corazón galopa a veces a paso lento y otras acelerado.
Late por ti amor mío, palpita por tu presencia, suspira con tus recuerdos.

(By: Brendaliz Avilés)