Ir al contenido principal

¡Mejora!






¡MEJORA!

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.  (Filipenses 3:13-14)

Sea poco o mucho, todos tenemos detalles que mejorar en nuestras vidas.  El que desea mejorar es porque no está conforme, es porque ambiciona más y porque sabe dentro de su corazón que tiene el potencial para lograr y obtener mejores cosas.  Quien desea mejorar no se queda atascado en la orilla de la playa, sino que se sumerge en aguas más profundas que lo lleven a descubrir los tesoros escondidos que hay dentro de su ser.

Pablo decía: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.   Y es que para poder avanzar, hay que olvidarse del pasado y proyectarse hacía lo que se quiere en el presente.  Hay que enfocarse en el objetivo que se quiere lograr para llegar hasta la meta que se desea.  

Es porque a veces el pasado y los temores de lo sucedido son grandes gigantes que impiden nuestro crecimiento.  La memoria de las cosas malas que nos pudieron acontecer se convierte en un estorbo que muchas veces nos detiene y nos estanca.  Y si el agua se estanca no podrá correr.  De la misma manera pasa con nosotros, que si nos estancamos, lamentablemente no podremos fluir.  Querer mejorar es desear superarse.  Y superarse es ir más allá de tus propios límites, porque es desafiar la conformidad.

Mejorar es extenderse.  Extenderse es ensancharse, crecer, conquistar.  Es lanzarse e ir más allá.  Y si queremos mejorar, nuestras vidas deben girar en torno al propósito que Dios tiene para con nosotros.  Porque de él proviene la inspiración, los sueños y la fuente de las cosas hermosas y el verdadero éxito.  Sentir la paz, el gozo y el amor fluir por todo tu interior es algo que no tiene precio y que por más que se intenta expresar, no hay palabras suficientes para describir.

Dios siempre nos inspirará a ser mejores de lo que somos.  Él siempre procurará el bienestar para nuestras vidas porque su palabra dice que sus pensamientos son de bien y no de mal.  Maravilloso es saber que Dios como padre te acompañará en todo el trayecto y hasta el final del camino, por tal razón no debes temer.  Debes tomar fuerza, impulso e ir por el o los sueños que Dios sopló sobre tu corazón.  Porque si están guardados dentro de ti es porque él sabe que tú tienes el potencial para lograrlos.  ¡Anímate pues hoy es un día determinante y precioso para que avances hacia aquellas cosas que quieres conquistar!

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mensajes Para Mamá

ORACIÓN PIDIENDO TEMPLANZA, FORTALEZA Y REALIZACIÓN DE SUEÑOS

Oración Pidiendo Templanza, Fortaleza y Realización de Sueños

Querido Dios:

Autor de mi vida, interprete de mis silencios, razón por la cual yo sigo luchando. Lo primero que quiero decirte aunque sé que lo sabes, pero me es muy necesario manifestartelo: "Te amo con todas las fuerzas de mi corazón".Acudo a ti porque necesito fuerzas para seguir luchando. Quiero ser una persona plena en cada área de mi vida.Como dice la canción: "Mi vida está en tus manos, Señor en tus manos está. Mis sueños, todos mis planes, te los presento a ti. Mi vida está en tus manos, Señor no hay otro lugar. El Dios que sabe el futuro me guiará con su amor".

Hay tantos planes, tantos proyectos, tantas cosas que tengo que realizar y a veces me siento impotente.Yo quiero más que existir, vivir. No quiero pasar mi vida deseando, quiero lograr esas cosas que ambiciono y algunas de ellas en estos momentos las veo muy lejos sin ánimos de ser pesimista porque tú que me conoces bien, sabes que me encant…

¡Feliz Cumpleaños Sister!

Querida Janice:
Hermanita, un día como hoy cumples años.  Debo decirte que estoy muy agradecida de Dios por ti.  Has sido tan importante en mi vida.  Siempre pendiente de los tuyos, con una mano extendida para ayudar y brindar tú apoyo.  Pocos conocen la esencia de tu corazón.  Pero yo sé que a todo lo que haces le pones dedicación, empeño y excelencia.  Son tantos los momentos de mi vida en que tu amor me ha conmovido.  Son tantas las lágrimas que has visto caer de mis ojos y silenciosa me has escuchado.  Otras veces me has aconsejado y has tenido razón en lo que has dicho.  
Yo quisiera tener la facultad de concederte los deseos más anhelados de tu corazón.  Porque sé que esas cosas que deseas no son vanas ni superfluas, son cosas que realmente vale la pena tener.  Y pido a nuestro Dios bendito, que todo se ponga a tu favor.  Que veas cada sueño y cada meta realizada.  Que el propósito de Dios se cumpla siempre en tu vida.  
Poder estar contigo cuando me necesites y juntas disfrutar de…