miércoles, 16 de enero de 2013

¡No te Rindas! (Esa es la frase)


¡No te Rindas! 

¡No te Rindas! Esa es una de las frases que tengo que repetirme continuamente y a diario según va pasando el día y van llegando las preocupaciones, los desafíos, algunos problemas que enfrentar. A veces, pareciera que vamos subiendo por una cuesta empinada y deseamos que alguien nos ayude a cargar el peso que llevamos sobre nuestros hombros. Pensamos que no vamos a poder continuar, fatigados nos frustamos. Pero, aunque no lo puedas percibir en muchas ocasiones, Dios es más real y está más cerca de lo que imaginas.  Él está ahí ayudándote a subir la empinada cuesta, él es quien te empuja para que no tengas que volver a retroceder el largo camino que ya has transitado. Él es quien remueve muchas piedras que intentan hacer que tropiezes para que no puedas llegar hasta tu meta. Dios es quien amorosamente te sorprende muchas veces de maneras inesperadas para que entiendas que con amor eterno él te ha amado. Él es quien cada mañana extiende su misericordia hacia cada uno de nosotros, la primera persona en sonreírnos y en decirnos que nos ama, aún cuando nosotros no lo veamos o escuchemos. Rendirse no es una opción para aquellos que tienen alma de conquistadores, para el soldado de primera línea que defiende con pasión sus ideales, aún cuando sepa que en la batalla tiene el riesgo de morir. ¡No te Rindas! Esa es la frase que hoy te quiero dedicar para que cobres ánimo y fuerza porque estás ahora mucho más cerca de la meta, que el día cuando comenzaste.
Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

Esa mujer y un pensamiento


ESA MUJER...
Esa mujer que mira de frente a la luna,
tiene sueños, ambiciones y metas.
A veces, llora frustrada por las noches,
y otras ríe enamorada e ilusionada con el amor.
Esa mujer taciturna, todavía tiene fe y esperanza.
No se rinde y lucha por cada día ser mejor.
Deshoja una flor, aprecia los pétalos,
cierra los ojos, respira y siente el aire.
Piensa mucho en su futuro, 
añora que vengan días mejores.
Sonríe quietamente y otras veces a carcajadas,
muerde el polvo y se levanta.
Ella clama todos los días a Dios,
porque sabe que él es el único que puede obrar.
Extiende su mano y le pide a Dios que le acaricie
el cabello y le de las fuerzas para continuar.
Esa mujer puedo ser yo, esa mujer puedes ser tú.
Parada en medio de la noche mirando el firmamento,
tratando de contar las estrellas, esperando a que mañana
sea un día mejor. 
Autora: Brendaliz Avilés 

Pinta al mundo de colores,
contagialo de alegría.
Pon tus sentimientos en lo que hagas,
entrega con pasión, siembra esperanza.
Camina entre la gente, respira y siente
cómo fuiste diseñado por Dios.
Nada sucede por accidente, hay propósitos,
trata de encontrar el tuyo y haz lo que tengas que hacer
para no pasar por la vida desapercibido.
Cuando sientas tristezas, no la retengas, seca tus lágrimas
y vuelve a luchar como un fiel soldado.
Si te caes, levántate.
Si cometes un error, asúmelo e intenta remediarlo.
Vive con la conciencia tranquila,
no devuelvas mal por mal.
Siente la belleza de la rosa, a pesar de sus espinas.
Que de diferentes momentos, sensaciones y sentimientos
está hecha la vida.
Autora: Brendaliz Avilés

Escrito Para: www.brendalizaviles.com