miércoles, 13 de febrero de 2013

Carta de Amor: MI REGALO ESPECIAL PARA TI




MI REGALO ESPECIAL PARA TI

Hay momentos donde quisieras agasajar a esa persona amada con un regalo muy especial.  Reflexionas mucho acerca del obsequio que te gustaría brindar, intentas poner tu empeño e imaginación para imprimirle tu toque, tu sello personal a ese regalo.  Quisieras por ejemplo que una lluvia de fuegos artificiales apareciera en el cielo con las palabras “TE AMO”.  Quizás recoger de un jardín las flores más elegantes y bellas, esparcir pétalos con los más bellos colores por todos lados.  Piensas en una cena romántica, invitar a tu artista favorito para que entone tu canción favorita y hasta quisieras hacer grandes hazañas, solo por el hecho de hacer sentir especial a esa persona que tanto amas y que tanto significa para ti.

Sin embargo, a veces la vida real es dura, porque no siempre tienes el dinero o el talento para hacer o comprar las cosas que anhelas darle a tu ser especial.  Te sobresalta la realidad y hasta se llena tu corazón de tristeza.  Pero hoy seriamente me puse a meditar en algo que me hizo recapacitar, porque al pensar en ti, recordé que los regalos más importantes y especiales que he recibido de ti, no hay dinero en el mundo que los pueda comprar.  Porque tú mi querido amor, has llenado mi vida de tantas sonrisas, entusiasmo y energías.  Porque has llenado mis ojos del brillo del amor y con mucha paciencia has tolerado mi carácter y mis momentos malos.  Has llenado mi soledad con tu linda compañía y me has cautivado con tu ternura.

Has hecho una oración por mí cuando he pensado que no podré continuar.  Y todos los días me haces sentir que soy amada, única para ti y especial.  Que para el mundo puedo ser alguien cualquiera y para el gobierno un número más, pero para ti tan solo soy tu princesa amada a pesar de mis múltiples defectos.  Y yo, cariño mío quisiera inventar y hacer mil cosas para hacerte muy feliz.  Más hoy puedo con humildad decir que lo mejor que puedo ofrecerte y regalarte a ti, es a mí misma. Toma mi cariño, mi comprensión y mi vida.  Toma mis silencios y también mis suspiros.  Te ofrezco llevarte a una galaxia donde con un beso se pueden ver las estrellas y sentir la caricia del viento.  Toma mis pensamientos para que veas que te encuentras en ellos, refúgiate en mi abrazo cuando necesites que te apoye o simplemente sentir que estás en casa.  Quiero regalarte mi presencia independientemente de los días grises.  Quiero permanecer haya frío o escasez, cuando haya sequía o cuando caiga la lluvia.  ¡Ven aquí siente y escucha a mi corazón como late de amor por ti!  Permíteme susurrarte al oído la canción más directa que sale de mi voz para ti.  Déjame invadir ser entero, déjame llenarte de amor sincero.

Mis alas estaban quebradas, tu amor y cuidado poco a poco me han hecho volver a volar.  Pido a Dios que está en los cielos que nuestra situación mejore para un día poder regalarte y compartir muchas más cosas.  Quizás un anillo con diamantes, un viaje a Europa, ropa cara o cosas que el dinero puede comprar.  Pero desde lo profundo de mi interior amor mío, allá donde no se pueden medir los sentimientos tan fuertes que siento por ti, déjame regalarte mi sonrisa, permíteme regalarte desbordada de sinceridad, ternura y alegría a mi misma que aún con virtudes y defectos siempre te ama.

Con todo mi amor,
Brendaliz Avilés
Escrito Especialmente Para: www.brendalizaviles.com

Siempre permaneces fiel

SIEMPRE PERMANECES FIEL


Amado Jesús….
Deseo buscarte fervorosamente,
Ven a visitarme y hazme sentirte,
Necesito tener un encuentro contigo Señor.
¡Cuánto te amo padre!
Escóndeme en ti para que nadie pueda encontrarme.
Mis pensamientos siempre te buscan…
Tú conoces todo de mí…
En cada desacierto y en cada lágrima derramada,
Clamándote en busca de consuelo, secaste mis lágrimas y trajiste el renuevo a mi corazón.
Ese panorama desolador, tu Espíritu Santo lo transformó en luz y esperanza.
Nada puedo esconderte padre mío…
Hoy fue un día difícil y tú lo sabes,
La tribulación vino a visitarme,
Porque un recuerdo no grato intentó derrumbarme.
Recordando aquellos días de dolor, por un instante me volví vulnerable,
Y por largo rato llorando permanecí, olvidando que esa herida tú habías sanado.
Ven a mí Espíritu Santo,
Úngeme con tu poder,
Derrama de tu amor en mi vida y consuélame una vez más,
Manda del cielo un río de agua viva y lávame padre,
Que mi cuerpo sea revestido con tu sangre preciosa, te lo pido Señor.
Porque tus promesas anhelo recordar…
Recuérdamelas Señor….
Podré estar atribulada, más no angustiada,
En apuros, más no desesperada,
Perseguida más no desamparada,
Derribada pero no destruida.
Padre mío,
Sé que este cuerpo terrenal sufrirá afrentas,
Pero tú permanecerás a mi lado,
Para sostenerme y levantarme,
Y para siempre recordarme,
Que toda tribulación será momentánea,
Produciendo en mí, un excelente y eterno peso de gloria.
Por María Fernanda S.

Pequeño relato de amor

Con sus ojos cerrados, con lágrimas bajando por sus mejillas, él tomo el rostro de ella con sus manos y la besó.  Ella sorprendida recibió su primer beso, estaba un poco nerviosa, pero a la vez sentía su corazón confortado. El amor había tocado su puerta sin que ellos se hubieran dado cuenta.  Ambos lloraban en silencio mientras se besaban, el silencio de ambos era interpretado por sus almas que estaban sanando mutuamente de aquellas heridas que habían recibido en el pasado.  Cuando el amor entra por la puerta del corazón, grandes cambios ocurren en el interior.  (Autora: Brendaliz Avilés)