lunes, 18 de febrero de 2013

Relato de Amor: Las manos de mi princesa




Las Manos de mi Princesa

Eduardo miró las manos de su esposa mientras dormía.
Noto que por tanto trabajo estaban resecas y sin pintar.
Pensó en todas las caricias que había recibido de las manos de aquella mujer que tanto él amaba.  Cuántas veces lo habían sostenido cuando él había necesitado apoyo, con cuánto amor le habían servido.  Sintió en su corazón una extraña nostalgia y pensó: "¡Dios mío las manos de mi princesa sin duda son las más bellas!"
Entonces buscó un bonito esmalte que su esposa tenía guardado, pero que hacía tiempo no se ponía.  Con sumo cuidado y delicadeza para no despertarla, comenzó a pintar una a una las uñas de sus manos.  Con su aliento soplaba tiernamente para que se secaran con mayor rapidez.  Luego paso crema perfumada por sus manos y se las besó.  Sonrió al pensar la sorpresa que se llevaría su esposa cuando se levantara la mañana siguiente y viera lo hermosa que se veía con sus uñas arregladas.
Meditó profundamente y decidió que a partir de ese momento él se encargaría cada noche de cuidar las manos de su esposa.  Porque si esas hermosas manos cada día trabajaban y daban un cálido amor, lo menos que él podía hacer por amor a su princesa era cuidar de ellas.
Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com