lunes, 8 de julio de 2013

¡Y pondré mi Espíritu en vosotros y viviréis!




…¡Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis!

“Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis”.  Ezequiel 37:5

A lo largo de nuestras vidas, todos tenemos que vivir procesos en mayor o menos proporción.  Hace ya un año quise someterme a un proceso algo doloroso y complicado que tenía que ver con mi salud y con mi futuro, pero sabiendo que al final traería un bien a mi vida.  Hace menos de tres semanas fui intervenida en una operación.  Uno de los factores importantes que cada especialista nos advierten a cada uno de los que nos sometemos a este proceso, es que aún cuando sintamos dolor, luego de ser intervenidos, tenemos que primero sentarnos y luego caminar, movernos.  Es determinante para la recuperación que sigamos cada instrucción que no es dada y que el dolor no nos impida de hacer lo que tenemos que hacer porque si no, atrasaríamos el proceso y muchos podrían hasta morir.

Estos días mientras caminaba meditaba en las grandezas que el Señor hace en nuestras vidas.  Como él obra por caminos que nos parecen misteriosos y cómo nos lleva hasta donde él quiere que estemos.  Y mientras más analizaba, Dios me hacía recordar el pasaje de Ezequiel en aquel valle de huesos secos e inertes.  Esos huesos que parecían no tener vida, ante el toque de Dios y la palabra proclamada volvieron a juntarse.  Dios sopló aliento de vida en ellos y lo que parecía imposible se hizo realidad.

Muchas veces, a lo largo de nuestras vidas, nosotros nos sentimos como esos huesos sin vida de los que hablaba el profeta Ezequiel en aquella visión.  Pensamos y sentimos que ya no hay esperanza ni un futuro prometedor para nosotros.  Los demás pronostican sobre nosotros males, calamidades o nos agobian con sus juicios y palabras, pero de repente Dios toma el control y se mete en la escena que estamos viviendo para cambiar el panorama, para hacernos ver que él sigue estando presente.  De repente él sopla sobre nuestras almas y comenzamos a movernos.  Y al movernos comenzamos a sentir la vida que hay dentro de nosotros.  Nuestro corazón late emocionado, el alma nos vuelve al cuerpo y nos sentimos esperanzados y con ganas de salir hacia adelante.

Desconozco cuál sea el proceso y el valle que hoy estás experimentando.  No sé hasta qué grado sientes tus huesos secos.  No sé si tu corazón sangra de dolor, herido y lo sientes casi muerto.  Él sigue latiendo, pero tú te sientes como una sombra en medio del mundo que habitas.  No sé tampoco si sientes tus sueños, ilusiones y esperanzas rotas. Si alguien quebrantó tus sentimientos de tal manera, que sientes que ya las cosas no volverán a ser iguales.  Lo que sí sé es que Dios quiere soplar aliento de vida en ti.  Él no desea que permanezcas dejándote llevar por las circunstancias, sino que te renueves, regeneres y demuestres que tienes las fuerzas para salir hacia adelante y superarte.

¡No te quedes tirado en el piso!  ¡Es el momento de levantarte!  Y no te levantarás solo porque Dios extenderá su mano para que puedas caminar y llegar hacia la ruta que ha trazado para ti.  ¡No debes quedarte estático!  ¡Tienes que aunque sientas dolor, accionar las palabras que Dios ha depositado en tu corazón por tanto tiempo y caminar hacia la visión que él te ha dado!  ¿Habrá algo imposible para él? ¡Absolutamente nada!  Tú eres su creación y él nunca desampara a quienes en él confían.  Puedo testificarte que gracias a que el mismo día de la operación a pesar de mi dolor primero me senté y al otro día temprano en la mañana comencé a caminar, fui dada de alta más rápido de lo que imaginé pero que esperaba.  Sé que Dios premia nuestros esfuerzos y que si en lo poco somos fieles, en lo mucho él nos recompensará.  Es tiempo de que camines en la libertad que él te ha dado.  Así como aquellos huesos revivieron en medio de aquel valle desalentador y que parecía lleno de muerte y de imposibilidades, Dios te da la palabra para que resucites.  Hoy tu historia puede continuar o si es necesario comenzar de nuevo.  Hoy tienes la oportunidad de ver como tus huesos comienzan a caminar bajo el propósito de Dios y tus pasos marcan la diferencia en el mundo en que habitas.  ¿Vivirán esos huesos?  ¡Solo tú Jehová lo sabes!  Pero muy dentro de mi corazón me grita una voz, ¡sí Señor he de resucitar, saldré adelante, me darás la victoria!

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com