jueves, 5 de diciembre de 2013

CUANDO EL MÉDICO DICE ES: ¡CÁNCER!





Cuando el médico dice es: ¡cáncer!

Hoy, quiero escribir especialmente a aquellas personas que le han diagnosticado cáncer y a sus familiares.  Cuando a mi padre hace alrededor de dos 2 meses el médico le dijo: “¡es cáncer!”  Sentimos nuestro corazón quebrarse en pedacitos.  Siempre le he pedido a Dios que si tengo que pasar y enfrentar el dolor, que no permita que sea en vano.  Que sirva siempre para ser mejor además de inspirar a otros a salir adelante.

Mi padre como todo un guerrero ha estado luchando y perseverando.  En la mañana de hoy mi padre fue intervenido y confiamos en que saldrá bien de todo este proceso.  Porque si hay algo que tenemos muy claro es que Dios no ha terminado con nosotros y que él cumplirá los propósitos que tiene para nuestras vidas.

No sé, cómo te sientes tú, tampoco sé a ciencia cierta, cómo se ha sentido mi padre con todo este proceso.  Si lo he visto debilitarse, pasar fuertes dolores y sentir preocupación por nosotras sus hijas, esposa y demás familiares y amigos.  Pero en todo este proceso y a lo largo de mi vida, nunca lo he visto ni escuchado renegando de Dios.  Más bien he visto que en medio del calor de las fuertes pruebas ha mantenido su confianza y fidelidad puestas en Aquel que él sabe que lo escogió desde el vientre de su madre para propósitos eternos.  

Él no ha dejado de orar ni un solo día y he admirado su corazón sensible, agradecido y apasionado por Dios.  Porque papi siempre dice: “que Dios es Dios en el cielo y en la tierra”.  Yo sé que no es fácil manejar situaciones de enfermedades, conflictos difíciles que a veces la vida nos presenta, pero algo que he experimentado en mis 32 años de vida es que Dios siempre es fiel.  Y en este proceso hemos podido experimentar su fortaleza y su paz que sobrepasa todo entendimiento.

Pero hoy desde mi corazón, profundamente, yo quiero alabar y exaltar el nombre del Señor porque él sigue siendo bueno.  Sigue cobijándonos y jamás nos desampara.  Lágrimas corren por mis mejillas, mi alma está emocionada y conmovida porque puedo sentir su amor en cada célula de mi cuerpo, aun cuando muchas veces no logro comprender todas las cosas que pasan.  Pero yo quiero invitarte a ti que estás pasando por el dolor, que sientes que atraviesas el valle de la sombra y de la muerte a que alabes a Dios desde lo profundo de tu alma.  Independientemente de las cosas que puedan suceder, recuerda que él nunca permitirá que pases más de aquello que tú puedas enfrentar y soportar.

Como todos los días, antes de despedirse para irse hacia el hospital, mi padre me dijo dos cosas que siempre dice: “hija mía te amo y perdóname si en algo te ofendí”.  Lo abracé y pedí a papito Dios que me lo bendiga, guarde y proteja.  Que me permita disfrutar de él muchos años más y que pueda verme realizar aquellos sueños y metas que él sabe que tengo en mi mente.

Hace ya algunas horas salió de sala de operaciones.  Mi mamá llamó y dijo que hasta el momento todo está bien.  Espero ansiosa que pronto sea dado de alta.  Verlo a mi lado y saber que si todavía está al lado mío es porque Dios está cumpliendo su propósito en nuestras vidas y nos ayudará a enfrentar juntos cada prueba que venga en el camino.

Solo quiero pedirte que confíes ciegamente en que Dios no se ha olvidado de ti, que estás muy presente en sus pensamientos y más aún cerquita de su corazón.  Que debes ser fuerte y seguir luchando con valor.  Sea cáncer o cualquier enfermedad o problema, Jehová cumplirá su propósito en ti y también en mí.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

VIVE



 



¡Vive!
Disfruta de este regalo que es tu presente.
Siente el calor y la luz del sol.
Encuentra motivos para sonreír.
Ama como si fuera la primera y última vez.
Intenta olvidar lo que te hace daño,
perdona errores de otros y también los tuyos.
Permítete explorar cosas nuevas,
¡no tengas miedo del qué dirán!
Pelea menos, abraza y besa más.
Conversa con aquellos que amas y
date el chance de conocer a nuevas personas.
Toma siempre tiempo para conversar con Dios,
no olvides nunca que él es tu mejor amigo.
Aprende a tener un corazón fiel y agradecido.
Expresa tus ideas, pero sé misericordioso al comunicar
tus críticas a las demás personas.
¡No dejes de soñar porque otros digan que no lo lograrás!
Ve avanzando siempre hacia aquello que consideras óptimo.
Tienes a un Dios todopoderoso,
Él siempre te impulsará a ser mejor y salir adelante.
By: Brendaliz Avilés

Existe un lugar en el mundo




Existe un lugar al que cualquier
persona en el mundo puede acudir.
No importa cuán lejos parezcas estar,
siempre su misericordia te alcanzará.
Hay un sitio donde puedes descansar
luego de tanto caminar y correr .
En ese lugar él no solo lavará tus pies,
sino que limpiará tu ser completo.
No importa cuán desesperado y
quebrado puedas sentirte hoy...
Acude a los brazos de tu Padre Dios
porque él te está esperando con amor.
Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com