Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Amor por ti

AMOR POR TI… Mi amor por ti es tan grande que siempre te acompaña. Aún cuando estés lejos en distancia, yo voy cerca de ti. Mis pensamientos y buenos deseos emigran hasta llegar a tu alma. Mi corazón vibra por este amor que siento, que arrasa todo en mi interior como las olas que golpea el viento. Este amor al que me rindo sin poner objeción, que transmite con silencio tantas palabras al alma. Amor por el que deliro, salto y me elevo. Este sentimiento tan limpio y puro que quiero proteger, que me provoca mil suspiros cuando en ti pienso.
Autora: Brendaliz Avilés

Contigo pero sin ti

CONTIGO PERO SIN TI

¡Qué irónica mi vida! ¡Estoy contigo pero sin ti! Contigo caminan mis pensamientos,

por ti experimento fuertes sentimientos. Estás siempre presente en todo cuanto hago,

pero no te tengo a mi lado. Eres mi amor secreto, existes en la distancia, la lejanía 

parece ser nuestro destino. Sin embargo, yo te tengo tan cerca, habitas en mi 

corazón. Vives cerca de mi pecho, yo te abrazo en mis recuerdos. Y en las noches me

pregunto ¿cómo se puede extrañar tanto a algo que nunca has tenido? No eres 

obsesión y te anhelo más que a un simple deseo. Es que yo te quiero aquí conmigo, 

para caminar tomados de la mano. Apretarte y abrazarte por las noches, emprender 

un vuelo a tu lado. Quiero que haya días alargados en los que pueda estar a tu lado.


Desaparecer lo que nos separa para convertirlo en un contigo para siempre.
Aunque no te lo haya confesado a mí me pasa lo mismo amor mio, te siento tan cerca

y a la vez tan lejos. Mis pensamientos y mis sentimientos no entienden de distancia…

¡Cuán grande es mi Dios!

¡Cuán grande es mi Dios!

Sigo alzando mis ojos al cielo, aún cuando al mirar por todas partes pareciera que todo se encuentra solitario. Mi corazón allí muy dentro sigue sabiendo que Dios camina conmigo, que me vigila y cuida porque me ama. Existen cosas de las cuales no tengo ningún control, pero de mi confianza en Dios, de esa convicción que me grita fuerte que él sigue estando cerca, a esa fe me puedo aferrar. Porque sigo sabiendo que aquel que la buena obra comenzó, será fiel en terminarla.  Que como oro seré probada, pero que de igual forma resplandeceré.  Porque cada cosa en mi vida tendrá un propósito que me acercará a los planes que él tiene para mí.  Y aún con mi corazón quebrado, todavía, yo puedo cantar, decir y pregonar: ¡Cuán grande eres mi Dios! 

By: Brendaliz Avilés 
Escrito Para: www.brendalizaviles.com