Ir al contenido principal

¡Quiero ofrendarte mi vida!



¡Quiero ofrendarte mi Vida!

Ha llegado una vez la hermosa época de Navidad.  Temporada especial donde las personas hacen sus muestras de amor a través de regalos y festividades.  Hace algunas semanas escuchaba predicar a un misionero que ha tenido la oportunidad de viajar a más de sesenta países.  Entre algunos de los testimonios y relatos que nos contó, hubo uno que sin duda marcó mi vida y mi corazón y quiero compartir con ustedes.

Este misionero nos relataba que en uno de estos países en que se encontraba evangelizando a tribus indígenas, observó que mientras se recogía la ofrenda en el servicio, uno de esos hombres indígenas quería que le dieran el plato de la ofrenda.  La señora que recogía el plato de la ofrenda, no se lo daba, por lo cual hubo un pequeño forcejeo.  Cuando el misionero observó esto, se acercó y le preguntó al indígena que para qué quería el dinero.  El indígena de inmediato contestó, que él no quería el dinero, que él lo que quería era el plato de la ofrenda.  Entonces el misionero le dijo a la mujer que le diera el plato de la ofrenda. 

Lo que sucedió a continuación estremeció los rincones más íntimos de mi alma, pues con ojos llenos de lágrimas, aquel indígena tomó el plato de la ofrenda, lo colocó en el pisó, se paró sobre él y le dijo a Dios: ¡Dios yo no tengo nada, pero quiero ofrendar toda mi vida a tu servicio, toma mi vida!  Tal de sincera fue aquella oración a Dios que nos relataba el misionero que este joven, hoy día ha evangelizado más de 40 tribus indígenas.  Todo porque un día le ofrendó al Señor su vida a su servicio.

La Navidad se trata de recordar a Jesús, ese rey que se despojó de su majestad para venir un día a la tierra a redimirnos, a reconciliarnos con el Padre.  Vertió su sangre por cada uno de nosotros y nos volvió a conectar con Dios.  Pensamos en fiestas, algarabía, regalos de todas clases, vestidos y cosas nuevas.  Pero, ¿hemos pensado en qué regalo le daremos a Jesús?  ¿Podremos ofrendarle nuestras vidas?  ¿Dejaremos que él cumpla su voluntad y los sueños que ha entretejido para nuestras vidas?  ¿Le daremos más de nuestro tiempo aunque esto implique dejar algunas cosas a otro nivel?  ¿Estaremos dispuestos a ayudar y compartir su amor con aquellos que verdaderamente lo necesitan?

Personalmente, quiero en esta Navidad y cada día de mi vida, con mi corazón sincero presentarme ante el Señor y decirle con mi corazón sincero, devoto y agradecido, ¡Dios yo te regalo mi vida!  Soy imperfecta, a veces me siento desmayar y pienso que no podré, pero luego me doy cuenta que tu gracia y amor me infunden aliento y nuevas fuerzas.  Papito Dios, rey de mi vida, yo te regalo mi corazón para que deposites en él tu voluntad y mi vida para que la utilices como tú quieras.

Autora: Brendaliz Avilés

24 de diciembre de 2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortalez…

Mensajes Para Mamá

¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA AMIGA MÍA!

Hola:
Hoy deseo brindar a través de este escrito un sencillo homenaje o regalo especial a una amiga muy querida de México. Ella se llama Rosa María Baeza, cariñosamente llamada Bindi por algunos de los que tenemos el honor de llamarla amiga. El pasado 6 de julio ella cumplió años y yo quería darle algo especial. Aunque ya esa fecha pasó, creo que nunca es tarde para hacerle llegar un regalo directo de mi corazón. Cariñosamente nos decimos "comadres". Ella tiene todo mi respeto y admiración por ser exactamente quien es y por ese corazón tan tierno y sensible en el que caben muchos. Amiga, que Dios te siga inspirando para que sigas escribiendo y mostrando al mundo tus hermosos versos y escritos. Te quiero mucho.

¡Feliz Cumpleaños Querida Amiga Mía!

Es tu cumpleaños y yo quisiera obsequiarte algo muy especial.
Un regalo que no lo borre el paso del tiempo, ni pierda su valor con los años.
Tú mereces que se sucedan las mejores cosas…
Un cielo infinito de estrellas, una armonía de sonr…