martes, 4 de febrero de 2014

¡No temerá mi Corazón!


¡No temerá mi Corazón!

Puede que las cosas no estén yendo bien para ti, puede que los problemas, las tormentas y los desiertos de la vida te tengan fatigado, cansado, aturdido.  Quieres estar tranquilo, pero tu corazón está inquieto.  Sientes angustia y temor, de tal manera que no puedes estar tranquilo. Quiero decirte en este día, ¡NO TEMAS, TAMPOCO DESMAYES! Dios sigue estando ahí para sostenerte aún cuando tú pienses que vas a desplomarte. Dios sigue siendo el que te toma de la mano para que camines, aún cuando muchas veces lo que quisieras es deternerte.  Dios sigue aferrándose, fiel a su amor por ti, aún cuando muchas veces intentas huír.  En medio de la mar embravecida, justo cuando estás en el medio de la nada y a la vez de todo y parece que naufragarás, Dios es quien se acerca en medio de tu embarcación y te ayuda a remar para que llegues al lugar que sabes que tienes que llegar. Ciertamente a veces el sol se oculta y vienen días grises en los cuales parece que ya nada volverá a brillar ni nada volverá a ser igual. Pero, recuerda que el sol siempre vuelve a salir y tú volverás a sentir sus rayos posarse sobre ti.  Mientras todas estas cosas ocurren, permanece confiado y dile a tu corazón que no tema porque el Todopoderoso está contigo siempre para salvarte, guardarte y ayudarte. Muchos abandonan, pero el jamás te abandonará.  

Autora: Brendaliz Avilés 
Escrito Para: www.brendalizaviles.com