lunes, 9 de junio de 2014

ALGUIEN





ALGUIEN…

Hay momentos en los que aunque quieras huir para protegerte, solo puedes dejarte abrazar y aferrarte a todo ese afecto que se te está entregando en ese momento.  Y al recibir ese abrazo sincero, sientes de repente que las lágrimas corren por tus mejillas porque alguien ha conectado con tu corazón y traspasó las fibras de tu alma. Alguien logró remover en ti, lo que nadie más había podido remover. Alguien te invadió el ser por completo e inevitablemente, no puedes controlar ese sentimiento que estás experimentando. Ambos guardan silencio, solo se puede escuchar el murmullo del viento, el latir sincero de dos corazones que se han encontrado y no están dispuestos a perderse. Ese abrazo logró desprender y arrojar las paredes con las que habías cubierto tu corazón. Desactivaron por completo tus mecanismos de defensa y aunque sientes un poco de miedo, no quieres ni puedes soltar los brazos de quien te está sujetando con fuerza, de esa persona que te quiere proteger como a su más preciado tesoro.  Así que solo sigues aferrado a ese abrazo y te recuestas en el hombro de esa persona que te ha obsequiado un gran regalo, te ha hecho sentir la posibilidad de entregar, de amar y ser amado.

By: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com