sábado, 16 de agosto de 2014

Nostalgia



Nostalgia

Hay una tristeza infinita que siento cuando tus ojos miran de esa forma a ese alguien que no soy yo.  Cuando al observarte para que hubiera un extraño a mi lado, no la persona que hace tiempo yo creía conocer.

Hay una lágrima que se asoma por mi mejilla cansada y descorazonada al sentir tu cuerpo presente, pero tu corazón frío, distanciado y ausente.
Hay un sueño que hoy se quebranta, destrozado gime, pero la realidad lo despierta.  Y un aterrizaje forzoso lo obliga a detenerse mientras un suspiro se ahoga en el interior.

Existe un silencio que no quiere decir lo exhausta que está su alma, hastiada de tantas noches sin dormir.  Anhelando que tú, mi ausente, vuelvas al calor de mis brazos.  Que irrumpas como antes lo hacías, invadiendo, removiendo y arropando.  Despertando cada rincón de mí ser, azotando cada área que ha quedado dormida tras tu indiferencia.

Más es triste tener que resignarse, obligarse y aceptar que en tu nuevo espacio ya no hay un lugar para mí.  Y que siendo yo quien más te quiera y ame, con dignidad debo dejarte libre y desearte que a esa que llamas hoy amor, pero que es realmente una aventura, un espejismo, una fantasía o quizás ilusión, no le hagas lo mismo que a mí que me quebraste el corazón.

By: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com