Ir al contenido principal

¿De dónde proviene el secreto de mi fuerza?

Resultado de imagen para mi fuerza proviene de dios


El Secreto de mi Fuerza

¿De dónde proviene el secreto de tu fuerza?  El secreto de mi fuerza es que Dios es mi fortaleza y mi refugio. Cuando han venido tormentas y fuertes embates a mi vida, me han sostenido sus palabras sazonadas de aliento, sus promesas y su fidelidad. Cuando las traiciones de la gente que he querido han venido a mi vida, sigo recibiendo el dulce y fuerte amor del Señor que me lleva a lugares insospechados aunque el camino sea difícil. Cuando mis pensamientos se acortan o me siento invadida por inseguridades y miedo, el eco de su amor se hace más real en mi vida y recuerdo que sus pensamientos y sus caminos son más altos que los míos. Cuando la noche ha sido tan oscura que he pensado que no volverá a amanecer, su luz y sus rayos me han invadido y han disipado las sombras. Mi fuente mayor de fuerza proviene de mi interior, porque Dios habita dentro de mi corazón, sigo caminando, y cuando no puedo caminar, me arrastro y gateo si es necesario, pero sigo luchando, no dejo de insistir. Me caigo y tropiezo muchas veces, pero logro levantarme y remontarme como el águila solo porque es Dios quien sana mis alas y me ayuda a volver a volar. 

¿Cuál es el secreto o la fuente de tu fuerza? ¿Tu inteligencia, tu belleza, tu estatus social, la fama, los amigos, el que te ejercitas y te cuidas mucho? Todo tiene su tiempo y su hora. ¿Dependes de ti mismo, piensas que para todo eres auto suficiente? Pues si he de gloriarme en algo, me gloriaré en decir como alguna vez dijo Pablo, "que cuando más débil me siento, más fuerte soy, porque el poder de Dios se perfecciona en mis debilidades" y solo eso me basta. Mi fuente de fuerza proviene única y exclusivamente de Dios, a él me rindo, de él dependo y por ese amor sigo adelante. 


Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortalez…

Mensajes Para Mamá

¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA AMIGA MÍA!

Hola:
Hoy deseo brindar a través de este escrito un sencillo homenaje o regalo especial a una amiga muy querida de México. Ella se llama Rosa María Baeza, cariñosamente llamada Bindi por algunos de los que tenemos el honor de llamarla amiga. El pasado 6 de julio ella cumplió años y yo quería darle algo especial. Aunque ya esa fecha pasó, creo que nunca es tarde para hacerle llegar un regalo directo de mi corazón. Cariñosamente nos decimos "comadres". Ella tiene todo mi respeto y admiración por ser exactamente quien es y por ese corazón tan tierno y sensible en el que caben muchos. Amiga, que Dios te siga inspirando para que sigas escribiendo y mostrando al mundo tus hermosos versos y escritos. Te quiero mucho.

¡Feliz Cumpleaños Querida Amiga Mía!

Es tu cumpleaños y yo quisiera obsequiarte algo muy especial.
Un regalo que no lo borre el paso del tiempo, ni pierda su valor con los años.
Tú mereces que se sucedan las mejores cosas…
Un cielo infinito de estrellas, una armonía de sonr…