Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

La esperanza no está perdida

Y Jehová lo hacía prosperar

Hay una bendición para ti

Señor: Te necesito

Señor:  Te necesito tanto que mis palabras no alcanzan a expresarlo. Te anhelo tanto que no sé cómo  describirlo y un grito ahogado clama en auxilio  pidiendo tu intervención. Te ansío más que al aire,  es tu presencia el oxígeno que yo necesito para poder vivir. Hay un silencio extremo y una llama que arde rogando que te acerques a mí porque te preciso para  poder seguir. Mi espíritu tiene hambre de tu amor,  de tus palabras, de tu presencia. Mis latidos quieren  acoplarse al compás de los tuyos. En el vaivén de tu  voluntad quiero ser movida. Transformada con tu  verdad soy libre, puedo ascender, puedo volar. Quiero crecer y arraigarme más en ti. ¡Señor te necesito, sencillamente sin ti no puedo vivir!
Autora: Brendaliz Avilés Escrito Para: www.brendalizaviles.com

Ellos Eran (Escrito Romántico)

Ellos Eran…
Ella era… (Punto de vista de él)
Ella era así: tempestuosa, como lluvia que azota y que no puedes impedir.  Como un rayo que te traspasa sin avisar.  Causaba fascinación el verla, observar cada uno de sus detalles cuidadosamente.  Provocaba esa mezcla de ternura y deseo.  ¡Querías tenerla, entregarte con el alma, poseerla!  Con frecuencia se colaba por las rendijas de mí ser y aunque quisiera pretender olvidarla no podía.  ¡Ella era una mujer que no podía ser ignorada!  Porque ella era magia y alegría.  ¡La mejor medicina sin duda!  Ella bailaba con el viento, coqueteaba con las cosas intangibles, era alocada y a la vez tan cuerda.  A veces tímida y otras tan atrayentemente atrevida.   Ella era enorme, inmensa, fascinante, desproporcionada a la hora de entregar y de amar, y eso me dejaba una fuerte impresión de quien era ella.  Porque se tatuaba y se apegaba a mí ser como una estampilla.  Me apoyaba y me arropaba en mi soledad.  No podía ser inadvertida, ella era una pieza ú…

Mujer: Tú eres matiz del corazón de Dios

Mujer eres un Arte

Mujer eres un arte...
¡Mujer qué maravillosa eres! No fuiste creada del polvo, sino que de muy cerca del corazón del hombre. Tu encanto es innato y muy natural. Tu voz es grato canto para aquellos que te aman y  escuchan tu melodía. ¡Mujer tú eres perfecta, ajustas en cualquier corazón! Tu misteriosa sensibilidad es tan profunda como el océano y tu delicadeza sutil que te hace ser tan carismática y divertida.  Tu perfume inconfundible llena la atmósfera de un aroma fragante.  Posees una fortaleza interior y una persistencia capaz de conquistar al corazón más recio. Mujer, capaz de con tus oraciones y plegarias tocar y alcanzar el cielo, eres escuchada por Dios.  Eres poema que  surca con sus versos a aquel que te quiere leer y permite ser tocado por tus cálidas palabras. Tú eres fuente de inspiración, sin duda posees el toque maestro de Dios. Inteligente, sabia,  luchadora, tenaz y trabajadora. Mujer, tú eres el delicado y magistral arte. Tú eres el vivo ejemplo de lo que significa la palabra amor. Auto…