sábado, 3 de octubre de 2015

Ser líder

Ser líder es un acto de amor, pasión y entrega, pero también es un acto de fe. Confiar en que aquel que te llamó y te reclutó te respaldará. Que él te capacitara, proveerá las herramientas y los recursos para cumplir con la encomienda adecuadamente. Fe de recorrer el camino muchas veces acompañado y otras veces en soledad. Fe para ver más allá de lo que presenta el panorama y visionar que con esfuerzo, empeño y dedicación se logrará. Tener la certeza y confianza de saber que el Gran Invisible, aunque no lo ves, camina contigo. Y aún cuando muchas veces trabaja en silencio, lo utiliza para obrar a tu favor. Ser líder es construir puentes, donde otros construyeron murallas. Ver posibles donde otros vieron imposibles. Materializar el sueño y hacerlo realidad. Ser líder es vivir sujeto a la voz de Dios, aunque muchas veces eso implique cerrar los oídos a las voces del mundo. Contar con la aprobación de Dios aunque eso cause el menosprecio y la desaprobación de muchas personas en la tierra. Ser líder es comprender que Dios te eligió para que sirvieras a otros, porque sirviendo a otros le sirves a él. Ser líder es sentir muy por dentro esa llama ardiendo de pasión por Dios y lo que haces y aún cuando muchas veces quieras correr, permanecer fiel, demistrando que él ni se equivocó al fijar sus ojos en ti para tal encomienda.
Autora: Brendaliz Avilés
Escrito para: www.brendalizaviles.com