Ir al contenido principal

REFUGIADOS EN LA TEMPESTAD


Refugiados en la Tempestad

La tempestad es ese lugar y evento que en algún momento de nuestras vidas todos enfrentamos.  Es esa circunstancia de la que muchas veces quisiéramos escapar, pero no podemos.  Cuando las tempestades surgen, generalmente son inminentes.  En ella sentimos vientos contrarios que nos amedrentan y tambalean.  El temor parece inundarnos y arroparnos. Se estremece todo nuestro ser. Tal pareciera que nunca vamos a escapar o que no terminará.

Un refugio es lo que buscamos desesperadamente.  Lo que anhelamos encontrar para tranquilizarnos y sentir paz.  Pero la verdadera paz, aquella que sobrepasa todo entendimiento, sólo puede darla Cristo.  Cuando tu corazón esté cansado, cargado, aturdido y temeroso.  Cuando las aguas de la adversidad y los problemas te abrumen y te arropen hasta el cuello.  Cuando sientas que te ahogas, el único capaz de extender sus manos y salvarte es Dios.

Porque en él hay certidumbre, propósitos, planes eternos.  Porque él puede calmar cualquier tormenta o tempestad no importa lo grande que parezca.  Porque él escucha hasta el silencio más profundo que sellan tus labios y oculta tu corazón.  Fue el mismo que rescató a Pedro cuando dudoso se hundía en medio de la mar y exclamó: “sálvame que perezco”.  Jesús aquel que acudió donde estaba una mujer samaritana sedienta para calmar la sed que su espíritu y alma necesitaban.  Dios es el amparo y abrigo, la fortaleza que te sostiene cuando quisieras dejarlo todo porque piensas que no podrás más.

Él te invita a correr hacia él.  A cobijarte en su sombra.  A alojarte en el mismo centro de su corazón.  Aférrate a sus brazos y en lugar de temor, sentirás que una seguridad que disipará las tempestades de tu vida.  Dale acceso a tu corazón para que él pueda reparar los desastres que han dejado las tormentas en tu vida.  Cuando le permitas obrar en ti, sentirás que muchas cosas serán distintas.  Tu forma de ver y percibir las cosas irá cambiando y un día podrás decir a otros que en medio de las tristezas, tribulaciones, pruebas y tormentas que te ha presentado la vida, tú refugio, salvación, esperanza y amor eterno provienen de Dios.


Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: http://EscritosdelSilencio.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mensajes Para Mamá

ORACIÓN PIDIENDO TEMPLANZA, FORTALEZA Y REALIZACIÓN DE SUEÑOS

Oración Pidiendo Templanza, Fortaleza y Realización de Sueños

Querido Dios:

Autor de mi vida, interprete de mis silencios, razón por la cual yo sigo luchando. Lo primero que quiero decirte aunque sé que lo sabes, pero me es muy necesario manifestartelo: "Te amo con todas las fuerzas de mi corazón".Acudo a ti porque necesito fuerzas para seguir luchando. Quiero ser una persona plena en cada área de mi vida.Como dice la canción: "Mi vida está en tus manos, Señor en tus manos está. Mis sueños, todos mis planes, te los presento a ti. Mi vida está en tus manos, Señor no hay otro lugar. El Dios que sabe el futuro me guiará con su amor".

Hay tantos planes, tantos proyectos, tantas cosas que tengo que realizar y a veces me siento impotente.Yo quiero más que existir, vivir. No quiero pasar mi vida deseando, quiero lograr esas cosas que ambiciono y algunas de ellas en estos momentos las veo muy lejos sin ánimos de ser pesimista porque tú que me conoces bien, sabes que me encant…

¡Feliz Cumpleaños Sister!

Querida Janice:
Hermanita, un día como hoy cumples años.  Debo decirte que estoy muy agradecida de Dios por ti.  Has sido tan importante en mi vida.  Siempre pendiente de los tuyos, con una mano extendida para ayudar y brindar tú apoyo.  Pocos conocen la esencia de tu corazón.  Pero yo sé que a todo lo que haces le pones dedicación, empeño y excelencia.  Son tantos los momentos de mi vida en que tu amor me ha conmovido.  Son tantas las lágrimas que has visto caer de mis ojos y silenciosa me has escuchado.  Otras veces me has aconsejado y has tenido razón en lo que has dicho.  
Yo quisiera tener la facultad de concederte los deseos más anhelados de tu corazón.  Porque sé que esas cosas que deseas no son vanas ni superfluas, son cosas que realmente vale la pena tener.  Y pido a nuestro Dios bendito, que todo se ponga a tu favor.  Que veas cada sueño y cada meta realizada.  Que el propósito de Dios se cumpla siempre en tu vida.  
Poder estar contigo cuando me necesites y juntas disfrutar de…