Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Me basta su gracia

En el mundo, las personas te miran y te juzgan por tus defectos e imperfecciones. Pero aquello que el enemigo intenta utilizar para oprimirte, juzgarte y entristecerte será lo que Dios utilice para glorificarse y mostrar su poder en tu vida.  Cuando pienses que eres débil, Dios dice que eres fuerte. Tú puedes alcanzar tus atesorados anhelos porque su gracia y su poder abundan en ti.  Cuando otros te señalen y te hagan sentir insignificante, recuerda que el amor de Dios te perfecciona.  Él te ha marcado y escogido para que seas un canal de bendición.  Su gracia abunda en ti. ¡No te rindas!

Autora: Brendaliz Avilés

Yo abrigue

Apacienta mi alma

Señor: Apacienta mi alma mientras recorro tus prados y pastos. Dame el alimento de tu palabra que es vida y da descanso. Ayúdame a recordar tus hermosas y fieles promesas cuando me toque atravesar por senderos de peligro y de muerte. Concédeme la serenidad y la calma de no importando cuán oscura y tenebrosa parezca la noche permanecer inquebrantable y confiado en aquellas cosas que me has prometido. Permíteme anidarme bajo tu cuidado y dirección. Anhelo alinearme y centrarme fijando mi vista en tu cayado que me brinda orientación. Eres verdadero y tus caminos son ciertos. Traes vida y luz, sacias el alma. Soplas de tu paz e infundes nuevos alientos. Das fuerzas al cansado y vigor al oprimido. Tu corazón sensible y piadoso siempre está al alcance de quien de corazón se humille y te busque. Si es necesario, moldéame y hazme de nuevo. Pero que nunca tu presencia se ausente de mi vida. Quiero ser auténtica, real y obediente. Completa tu obra, yo aspiro a ser semejante a ti.
Autora: Brendaliz Avilés

¡No te turbes!

Dedico este escrito a dos de mis fieles lectores: Eduardo Luis (Venezuela) y Tavita Morales (México) Cada vez que atravieso diversas situaciones que parecen querer quitar mi paz. Cada vez que me toca enfrentar la tristeza o sentir la impotencia. Cuando a pesar de mi fe, veo todo el panorama totalmente contrario a lo que estoy esperando. Cuando mis recursos menguan y las preocupaciones y preguntas acerca de qué puedo hacer alteran mi mente... Hay un versículo que trae mucha paz a mi corazón. “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí”. (Juan 14:1) El diccionario define la palabra turbarse como: quedarse [una persona] confundida, sin saber qué hacer ni qué decir. Alterar o conmover el estado o curso natural de una cosa”. Hay momentos en que queriendo reaccionar nos quedamos paralizados. Queriendo ver la luz, todo se ve oscuro y tenebroso. Quieres correr pero apenas puedes dar unos pasos. No hay duda de que el temor nos paraliza, nos amedrenta, nos espanta,…