Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 24, 2017

El peor día de mi vida

EL PEOR DÍA DE MI VIDA...

A lo largo de mi vida han habido muchos días a los que he considerado como "el peor día de mi vida".  Días en los que me he enterado de muertes de seres amados, enfermedades a personas demasiado valiosas y queridas en mi vida.  Episodios donde he sido traicionada, humillada, avergonzada o vituperada.  En momentos así he querido que la tierra me trague y me he cuestionado seriamente el sentido y propósito de mi vida.

Hubo un día por ejemplo en el que después de hacer una fila inmensa para matricularme en la universidad, justo cuando me tocaba el turno, me anunciaron que tendría que regresar al otro día porque tenían que cerrar. Recuerdo que muy frustrada le dije a mis padres: "ahora solo falta que venga una paloma y haga su gracia sobre mí".  No había terminado de decirlo cuando una paloma posó su gracia sobre mí.

He sentido un manto negro cubrirme cuando me han anunciado la muerte de seres queridos demasiados valiosos en mi vida.  Mi cielo se…

Él conoce...

Él conoce tus suspiros y tus pensamientos no le son ocultos. Examina tu corazón, lo escudriña minuciosamente con ternura. Él sabe bien de tus luchas y frustraciones. Del cansancio que en ocasiones sientes. Cuando el desaliento llega, su gracia se eleva y te sostiene para que puedas continuar. Él sabe de tus fallos, de aquellas cosas que te duelen. ¡Quién mejor que Dios para comprender tus sentimientos! Tu silencio es interpretado por el corazón de Dios. Cuando la senda que atraviesas es estrecha. Cuando la montaña a subir es alta y parece inalcanzable. Cuando el desierto es árido y sientes que careces de fuerzas y motivación para atravesarlo. Cuando la sed que tienes clama por ser mitigada y parece que las fuentes y los manantiales se secaron... Ansioso te preguntas de dónde podrá botar el agua. Dios es el manantial de agua viva que se hace presente para saciar tu sed. Cuando todos desaparecen o parecen ausentarse, Dios sigue al cuidado y al pendiente de ti para que entiendas que no e…