Ir al contenido principal

Entradas

Vas a volver a brillar

Vas a volver a brillar…
Hay nubes negras y días grises.A veces el panorama por donde transitamos es opaco y la neblina impide que podamos apreciar lo que está más adelante.También existen días nublados, algunos lluviosos y otros que más que lluviosos son tormentosos.Cuando llueve sobre nuestras vidas parece que el aguacero nunca terminará. Hasta llegamos a pensar que se inundará nuestro corazón y moriremos ahogados.
Pero cuando eso sucede, llega un momento silencioso en el que la lluvia pasa y sale un arco iris que con sus colores nos proyecta la belleza de la esperanza.Y la esperanza nos invita a cobrar fuerzas, tomar aliento y seguir hacia delante porque adelante hay un horizonte que trae consigo nuevas oportunidades.
Luego de la lluvia y de los días grises podemos descubrir y apreciar un detalle muy importante: el sol siempre vuelve a salir para brillar no importa qué.Amanece cada día, puede que no siempre brille con el mismo fulgor, pero siempre está ahí cumpliendo la misión de acla…
Entradas recientes

Tras tus pisadas sigo

Tras tus pisadas sigo, tratando de recorrer el camino que has trazado para mí. Un camino que no siempre es fácil porque está lleno de piedras, montañas, lodo y situaciones inesperadas.  Un trayecto que aunque lejos, sé que me dirige hacia ti.  Un recorrido que a veces con lágrimas tengo que atravesar.  Otras veces aunque siento temor por lo desconocido me aventuro sabiendo que tú cuidas de mí.  ¿Cuántas veces sintiéndome impotente me he cuestionado si lo lograré y si merece la pena seguir recorriendo esta senda?  Entonces me detengo y reflexionó que tu gloria, tu luz y grandeza merecen todo.  Que conocerte mientras exploro, descubro y recorro este camino es algo asombroso e indescriptible. Que añoro y ansío ese momento en que mis ojos puedan verte cara a cara. Porque por ese instante eterno habrá valido absolutamente todo cuanto he tenido y tenga que pasar.
Autora: Brendaliz Avilés
Escrito para: http://www.EscritosdelSilencio.blogspot.com

En ti me refugiaré

En ti me refugiaré...
La noche parece no terminar, mas no es el final. Me está esperando un amanecer glorioso. La temporada de invierno parece muy fría, pero resistiré, la primavera está por llegar.
Renaceré, nuevas hojas brotarán de mi tallo y una nueva flor aparecerá. El sol volverá a posar sus rayos sobre mí. Mi voz elevará una canción de gratitud a Dios por sus bondades. Pero, mientras el amanecer y la primavera llegan, mi corazón se hará más fuerte y mis raíces también. Miraré la noche y contemplaré sus hermosas estrellas y ellas me recordarán que Dios sigue estando muy cerca. Cerca para extenderme sus manos y socorrerme. Su abrigo me cubrirá cuando el frío invada a mi corazón. Su calor me infundirá seguridad y en su paz se renovarán mis fuerzas.

By: Brendaliz Avilés

A veces en las tardes...

Hay tardes en las que me invade una nostalgia inexplicable de repente. Preocupaciones acerca de mi futuro invaden mis pensamientos y saturan tanto mi ser que me pesa. Y esa carga pesada es algo que no quiero arrastrar ni llevar. Porque a ciencia cierta sé que el único que tiene mi futuro en sus manos es Dios. A él diariamente rindo mi vida porque quiero cumplir con su voluntad. Él es quien puede despertar los sueños que están dormidos y aquellos que parecen muertos. Él puede soplar ilusiones maravillosas en mí y con su ayuda puedo ser capaz de lograr y alcanzar aquellas cosas que parecen por momentos inimaginables e insospechadas. Dios es mi cómplice, mi compañero de caminos, él que me sostiene y afirma mis pasos para que llegue hasta los lugares que desde el principio él planeo para mí.
Es cierto que a veces la nostalgia invade mis tardes, pero no es menos cierto que su cálido amor me envuelve. Con su candor me abraza y me hace descansar en sus promesas. Mis pláticas con él son revita…

Reconociendo su grandeza

Reconociendo su Grandeza
Solo Dios puede regenerar nuestros corazones continuamente. Solo él puede sembrar amor donde ha existido odio; perdón donde ha habitado el rencor. Solo él puede dar vida a lo que está muerto. Solo él puede abrir puertas donde todo parece cerrado. A Dios no lo hemos visto y tocado tangiblemente, sin embargo, lo hemos experimentado y vivido tan adentro nuestro que sabemos que esta presente mas allá de todo. Como la esencia de Dios es el amor, yo quiero ser también un reflejo de lo que es él en mi vida para los demás. Sé que soy imperfecta, que seguir el ejemplo que estableció Jesús siempre será un reto. Sin embargo, Dios desea que seamos sus embajadores e imitadores de su amor. No quiero negarme a hacer nada de lo que él me pida. Aunque a veces me cueste, aunque tenga que negarme a mí misma y llevar la cruz, quiero con pasión ser un vivo ejemplo de su esencia.

Autora: Brendaliz Avilés

TÚ ERES

Tú Eres...

Tu eres la respueta a la oración de alguien que clama desesperado que lo auxilien.
¡Eres el reflejo de Dios aquí en la tierra!
Eres los pies, las manos, la boca, los oídos y el corazón de Dios.
Hay alguien en el mundo que ora porque tú seas enviado para salvación de muchos.
Dios necesita de tu disposición y entrega para esta gran comisión.
Tú eres el lápiz que Dios quiere usar para escribir de su amor y de sus propósitos en la vida de otros que andan confundidos.
Eres la toalla que alguien a punto de rendirse o morir necesita, para que le recuerden que aún no ha terminado su tiempo.  Que Dios les puede dar una nueva oportunidad.
Eres el pañuelo que Dios usará para enjugar las lágrimas de corazones tristes, desolados, vacíos y en desesperación que necesitan ser consolados.
Tú eres la bandita o curita que puede cubrir y vendar el corazón de alguien que ha sido herido o lastimado.
Dios te ha dotado con un botiquín de primeros auxilios mediante su gracia, Él te ha llenado de fr…

El peor día de mi vida

EL PEOR DÍA DE MI VIDA...

A lo largo de mi vida han habido muchos días a los que he considerado como "el peor día de mi vida".  Días en los que me he enterado de muertes de seres amados, enfermedades a personas demasiado valiosas y queridas en mi vida.  Episodios donde he sido traicionada, humillada, avergonzada o vituperada.  En momentos así he querido que la tierra me trague y me he cuestionado seriamente el sentido y propósito de mi vida.

Hubo un día por ejemplo en el que después de hacer una fila inmensa para matricularme en la universidad, justo cuando me tocaba el turno, me anunciaron que tendría que regresar al otro día porque tenían que cerrar. Recuerdo que muy frustrada le dije a mis padres: "ahora solo falta que venga una paloma y haga su gracia sobre mí".  No había terminado de decirlo cuando una paloma posó su gracia sobre mí.

He sentido un manto negro cubrirme cuando me han anunciado la muerte de seres queridos demasiados valiosos en mi vida.  Mi cielo se…