martes, 23 de mayo de 2017

Llamadas para este tiempo



Tiempo es el periodo determinado durante el que se
realiza una acción o se desarrolla un acontecimiento.
El tiempo es lo que va transcurriendo mientras
respiras, percibes, sientes y amas.
Pero, ¿has pensado mujer en lo valiosa que es tu
vida?  Fuiste diseñada por Dios en el vientre de
tu madre y mucho antes de que alguien pensara
en ti, ya Dios te había entretejido con propósitos
eternos y determinados.
Alguien a quien se le llama, es alguien a quien se le
solicita algo.  ¿Puedes escuchar su voz?
Es una voz que te susurra dulcemente pero con
urgencia la importancia de que escuches Su
llamado, lo atiendas y lo obedezcas.
Dios no se equivoca cuando escoge, él sabe
exactamente en que puedes ser útil.
Hoy más que nunca es urgente que te armes de
valor y comiences a usar los dones, talentos, 
destrezas y habilidades que el Señor depositó en ti.
Tus manos, tu empeño, dedicación y esfuerzo pueden
lograr mucho cuando decides decir: ¡Sí Señor lo haré!
Un corazón dispuesto y sujeto a la obedicencia de Dios
puede desencadenar maravillosos milagros.
Cuando caminas en la seguridad y confianza de que es
Dios quien va delante de ti tu servicio
y devoción provocaran que ambientes cambien.
Mujer, tú eres una semilla sembrada para dar
fruto. El tiempo es hoy la oportunidad es ahora.
¡Hoy y no mañana!  ¡Ahora y no después!
Que el reloj no se detiene.
La vida avanza y tienes una misión,
un trabajo que cumplir.
Un sueño que realizar.
Eres llamada a crecer, expandirte, multiplicarte.
Eres llamada a servir, dar, entregar de aquello que
por gracia has recibido.  Eres llamada para que
trasciendas y te ensanches.
Si estás con vida es porque a Dios le ha placido
que en este tiempo marques a los que te rodeen,
para que influencies a una generación. Para que 
soples vida e ilumines  las vidas de otros.
¡Mujer avanza! ¡Este preciso momento es tu tiempo!
Autora: Brendaliz Avilés

Hombres así...

Llevo semanas pensando cómo debería escribir y volcar este contenido que siento en mi corazón. A veces este mundo puede ser cruel, es cierto, pero también existen muchas personas que hacen de este mundo un lugar, una estadía mejor. Mujer, chica, tú que tal vez te encuentres decepcionada en el amor, a ti que tal vez han roto tu corazón y piensas que todos los hombres son iguales... Debo decir: ¡Cuidado con las generalizaciones, porque no todos los hombres son iguales! Soy una mujer soltera, aun así puedo decir quedan hombres buenos en este mundo. Chicas o mujeres que están esperando por esa persona que sacuda su corazón y lo haga palpitar diferente. He tenido la oportunidad de ver y conocer a chicos a los que se les puede llamar hombres. Íntegros, con corazones sencillos, trabajadores, detallistas, que se preocupan por el bienestar de otras personas. Hombres que a pesar de días difíciles se levantan a trabajar y luchar por los sueños que desean alcanzar. Hombres imperfectos que cometen errores y aun así intentan rectificar. Jóvenes que aún se conservan puros esperando a que llegue una mujer que los sepa valorar por quienes son ellos en su esencia y no por lo que puedan tener. Que cuidan, defienden y valoran los sentimientos de una mujer. Los he visto con mis propios ojos proteger y defender la integridad de chicas, sin que estas ni siquiera lo sepan. Todavía existen hombres que regalan flores, escriben cartas. que piden a Dios en oración por una mujer con la que puedan unir sus vidas y cumplir el propósito de Dios para con ellos.
No te enfoques solo en una apariencia, porque después de muchos años te darás cuenta que lo más importante es no tener arrugado el corazón. Que hasta los actores y personas consideradas por el mundo como las más hermosas, el paso del tiempo les hace mella en la piel o en el rostro. Tampoco te enfoques en lo que puedas recibir de ese hombre, porque aunque lo material es importante para sobrevivir, no lo es todo. Si no, pregunta a personas que tienen todo lo material, pero les falta el calor de un hogar. No solo pienses en lo que podrías recibir de él, analiza y reflexiona en lo que tú puedes darle también a él.
Busca un hombre que a pesar de que existan otras mujeres mucho más bonitas que tú a los ojos de los demás, solo tenga ojos para mirarte a ti de esa manera distinta. Uno que cuando te caigas te ayude a levantar. Que cuando necesites donde recostar tus hombros te preste los suyos sin miedo al que dirán. Uno con el que puedas sentir paz y seguridad. Que te de confianza para luchar por los sueños personales que quieras lograr. Uno que sea considerado no solo contigo, sino con tus familiares, amigos y semejantes. Un hombre que no tema ensuciarse las manos si es para ayudar a otros. Uno que respete a otras mujeres, no de esos que se pasan alardeando de cuántas conquistas han logrado hacer en su vida. Uno que tenga temor de Dios. Y cuando diga temor de Dios, hablo de esos que con sus acciones y vidas lo demuestran, porque hay muchos que dicen ser, gritan y alardean y están más huecos y vacíos. Como dice el refrán: "mucho ruido y pocas nueces". Créeme que en el mundo debe existir alguien perfectamente imperfecto que se acople y ajuste a tus sentimientos y corazón. Solo, aprende a mirar bien, porque como decía el principito: "lo esencial es invisible a los ojos, solo se mira bien cuando se mira con el corazón". Quizás esta frente a tus ojos, pero por andar concentrada en otros lugares, cosas o personas, no te has dado cuenta que tienes un diamante justamente al frente de ti.
Con amor y respeto,
Brendaliz Avilés

Cuando mires al cielo

Cuando mires al cielo y todo esté nublado y las estrellas ocultas no muestren su brillo. Cuando el frío de la noche parezca congelar...