sábado, 31 de agosto de 2013

Lo infinito de su amor y ¡Eres todo para mí!



Lo Infinito de su Amor…

Los cielos no pueden medir la grandeza de Dios, ni la tierra su majestuosidad. Todo evidencia su maravillosa obra de arte, pero ni la flor más glamorosa y hermosa alcanza siquiera a describir lo magnífico, excelso y sublime que es nuestro soberano Dios.  Ni aún la más inmensa profundidad del mar alcanza a descifrar y demostrar lo infinito de su amor por nosotros.

Autora: Brendaliz Avilés

¡ERES TODO PARA MÍ!

Señor:
Tú eres el refugio en el cual encuentro paz y calma.  Eres la melodía más grata y la dulzura encarnada.  Tu gracia en la cruz fue evidenciada.  A un alto precio nos compraste, salvación nos regalaste.  Mis ojos solo quieren mirarte a ti.  Mis oídos anhelan escuchar solo tu voz.  Mis manos desean palparte y mis pies seguir tus pasos.  Mi corazón solo quiere entregarse, mi alma solo espera en ti.  Confiadamente a ti yo me rindo.  Mi vida en pos de ti a tu servicio quiero rendirte.  ¡Eres todo para mí!

Autora: Brendaliz Avilés

miércoles, 28 de agosto de 2013

A veces

A VECES UN ABRAZO ES TODO LO QUE NECESITAS.
A VECES UNA MIRADA DE ALIENTO, UNA SONRISA, EL PERMANECER EN SILENCIO AL LADO DE LA PERSONA QUE ESTÁ ATRAVESANDO EL DOLOR, HABLA MÁS QUE MIL PALABRAS Y RECONFORTA MÁS QUE MÚLTIPLES CONSEJOS. A VECES TÚ SOLA PRESENCIA ES LO ÚNICO QUE PUEDES BRINDAR DE TI A LOS DEMÁS.  

(By: Brendaliz Avilés)

No te olvides de regar las flores de tu jardín




No te olvides nunca de regar las flores de tu jardín.  En este caso las flores son las personas importantes y especiales de tu vida.  Porque si no le das el cuidado que necesitan, tu jardín podría marchitarse y podría ser muy tarde cuando quieras volver a hacerlo florecer. 
(Autora: Brendaliz Avilés)

viernes, 23 de agosto de 2013

Palabras para mis lindos lectores







Como humana que soy no puedo hacer mucho, pero seguramente puedo hacer algo aunque sea pequeño. Mis escritos son un pequeño granito de arena en medio de la playa.  Quizás muchos no puedan comprender a este pequeño granito de arena.  Pero sé que ese granito unido a muchos otros hacen del mar un inmenso y lindo paraíso. Por eso mis amigos, no tengo riquezas, no soy perfecta, y también luchó día a día como todos ustedes. Mi pequeña contribución mientras vivo en este mundo, es mi regalo para ustedes, aquellas cosas que escribo.  Los quiero, bendigo y están en mis oraciones aún cuando no sepa los nombres de todos. 
Con amor, 
Brendaliz Avilés

Palabritas de Ánimo ESCRIBE UN NUEVO LIBRO DE TU VIDA


Escribe un nuevo libro de tu vida ...

Tú piensas que todo acabó, pero hoy tienes la oportunidad de un nuevo comienzo. Aquel libro ya fue escrito, pero ahora puedes comenzar a escribir uno totalmente diferente, con nuevos capítulos interesantes y llenos de aventuras y nuevas experiencias. No te niegues a la posibilidad de escribir nuevas páginas en el libro de la historia de tu vida.  ¡No tengas miedo!  Toma el bolígrafo simbólico y comienza a vivir la vida que te toca vivir.  No solo respires por respirar, aprende a vivir.  Un día a la vez, paso a pasito y cuando te voltees un día, te darás cuenta de cuánto has avanzado y de cuántas páginas están escritas en ese libro. 
(By: Brendaliz Avilés)

miércoles, 21 de agosto de 2013

Relato: EL TIEMPO QUE PASA





Relato: El tiempo que pasa

Él no sujetó su mano cuando ella corrió, simplemente la dejó escapar.  No se aferró ni al sentimiento ni a la razón de saber que la amaba.  La dejó ir por miedo, temor a que nada funcionara, miedo a luchar y de todas maneras perder. Y así dejó pasar los días, las semanas, los meses y los años.  Dejando el tiempo pasar, sin percatarse de lo que hacía.  A veces en las noches, vivía con sus recuerdos, memorias preciosas y preciadas que ahora se convertían en un cruel verdugo que le hacía sentir una soledad fría y cruel.

¡Estaba sediento!  ¡Tenía sed!  Sed de sentir el amor que solo ella le brindaba.  Extrañaba ese abrazo cálido que lo hacía sentir seguro y en casa.  Él simplemente se arrepentía de haber renunciado sin luchar.  Meditaba en que si tan solo tuviera una nueva oportunidad, esta vez sería valiente.  En esta ocasión se aferraría al amor con todas sus fuerzas y corazón.  Esta vez no soltaría la mano de ella fácilmente.  Así que decidió despertar del largo sueño en el cual había invernado.  Corrió hacia aquel lugar, la casa a donde la había dejado ir sin correr tras ella.

Y cuando presuroso se disponía a acercarse, se dio cuenta que había esperado mucho y que era demasiado tarde.  Aquellas preciosas y tiernas manos que siempre le habían dado la sensación de calor y que lo habían sujetado tantas veces, ahora sostenían las manos de otro hombre que feliz las sujetaba.  Aquel extraño para él, la observaba con ojos llenos de brillo.  Su mirada traspasaba y decía tanto, salían destellos de amor, respeto, admiración, de la alegría del que sabe que ha recibido un increíble regalo.  Él la llevaba del brazo con orgullo del que sabe que tiene en sus manos un bello y valioso tesoro.  

Se quedó fijamente admirando aquel cuadro hermoso, que ni la pintura más exquisita podría describir.  Aque cuadro que le desgarraba el alma y le hacía sentir su corazón irremediablemente hecho pedazos.  ¡Caricia parecía lucir tan feliz, aún en la lejanía el podía sentir el suspiro que salía de ella!  Ella se veía tan hermosa vestida con aquel traje delicado y largo, color azul turquesa.  Esa mujer que desde lejos contemplaba y que una vez lo había amado con todo el corazón, se veía tan exquisita, frágil y hermosa.  A sus ojos parecía la flor más hermosa de cualquier jardín.  

Derramó lágrimas al sentirse tan lejos y apartado de aquella escena.  Una escena en la que él ya no era ni sería el protagonista.  Sollozó al ver desde lejos aquellos ojos grandes, delicados y saltones que irradiaban alegría.  Ambos tomados de la mano entraban a la paz de su hogar.  Aunque él estaba a distancia, pudo apreciar el anillo que indicaba que Caricia estaba casada.  Ahora solo le pertenecía a aquel hombre que la había sabido valorar.  A aquel valiente que no había soltado la mano de su amada, sin importar lo difícil que fueran los tiempos a veces.  

Apesadumbradamente se dio la vuelta, observó por un rato sus manos vacías y frías y se percató de que hay momentos en la vida en los que no se puede esperar demasiado para actuar.  En que a veces hay ciertas cosas para las cuales si dejas pasar el tiempo, no hay segundas oportunidades porque el tiempo pasa y la vida es muy breve.  Que si esperas demasiado, otro puede tomar el lugar que dejaste vacío y que cuando abras los ojos o despiertes del sueño, definitivamente ya nada será igual.  

Ahora le costaba poner freno a la tristeza y la sensación de soledad y vacío que había en su corazón.  Pero había comprendido con esta lección amarga que si dejas que el agua se estanque, no podrá correr.  Y mientras se retiró de aquel lugar y vagaba por las calles de la ciudad que silenciosa presenciaba lo que había sucedido, pensó para sus adentros que la próxima vez, si el amor volvía a tocar las puertas de su corazón, sería valiente al amar.  Porque para amar hay que tener valor y coraje.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

frase

Estaba meditando en que hay personas que pierden sus batallas antes de pelearlas porque se rinden antes de luchar. No se puede ganar lo que no se consquita, hay que conquistar lo que se quiere ganar.  
By: Brendaliz Avilés

sábado, 17 de agosto de 2013

¡No me dejarás!









¡NO ME DEJARÁS!

…”Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”.  (Filipenses 4:7)

Tú no me dejarás hasta que completes tu obra en mí.  Tú me perfeccionarás hasta que tus detalles se reflejen en mi vida.  Hasta que yo tu vasija esté terminada.  Hasta que yo tu instrumento esté totalmente afinado y mis notas desborden un concierto de tu gloria.  Hasta que yo, tu semilla, crezca como un árbol de raíces fuertes, firmes y profundas, rinda el fruto que debo dar.  

Tú jamás me abandonarás, regenerarás mi corazón.  Impartirás y soplarás en mí tú aliento para que tu esencia brote en mi alma y pueda testificar de tu poder y amor.  Yo seré el libro en el que escribas tus palabras; el lienzo en el que pintes la obra hermosa que tú te encargarás de finalizar hasta que tu gloria brille en mí.

Autora: Brendaliz Avilés

AUNQUE TARDARE, ESPERARÉ




 Aunque tardare, esperaré

”Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor”.
(Salmos 40:1)

Aún si la visión tardare en llegar, voy a confiar y esperar en Dios.  Aún con fe aguardo su respuesta, aunque parezca que no vendrá, yo se que llegará.  Firmemente confío en sus propósitos, creo en los planes que él tiene para mí.  Pacientemente espero su intervención, sabiendo que de Jehová viene mi auxilio y fortaleza.  Aún cuando sienta mis pies resbalar, no caeré porque Jehová me sostiene y si accidentalmente cayere, él me extenderá sus manos y me levantará.  Dios es quien me socorre en las pruebas, me esconde en su regazo, me lleva sobre la roca.  Es mi compañero fiel en medio del desierto, mi sombra aún en la oscuridad más tenebrosa.  Su fidelidad y amor me sostienen, sus promesas son reales.  Él es la verdad, el seguro y único camino.  Si bramare mi corazón angustiado, de Dios recibo la paz y las fuerzas para continuar.  En su morada que es mi corazón, él me da la calma.  Serena y confiada puedo declarar y proclamar: ¡Jehová es el pilar que sostiene mi vida!

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

martes, 13 de agosto de 2013

Verás su Respuesta

Hay un nudo en tu corazón, un dolor y una tristeza que no alcanzas con palabras describir. Siempre esperas cosas buenas, pero últimamente parece que solo te sucede lo peor.  Quieres ver el panorama de colores, pero todo es denso, gris, negro a tu alrededor. Sientes una desesperación que te inquieta y te agobia, en las noches no logras dormir preocupado y ansioso pensando y mañana qué será de mí.  ¿Tendré las fuerzas para continuar, lograré alguna vez volver a sonreír?  ¿Dejaré de sentir este vacío tan grande en mi pequeño?  He creído, he confíado, pero no parece pasar nada, solo caos y por más positivo que trato de ser, me siento casi sin fuerzas y sin esperanzas.  Inclusive piensas que ya tu fe se está acabando... Estás en un punto determinante de tu vida en que si no pasa algo pronto, lo que quisieras es morir, que todo termine de una buena vez.  Para ti que estás pasando por todo esto y mucho más, debo recordarte que Dios sigue estando ahí y que escucha tus oraciones atentamente.  Aunque parece que no hay respuesta, esta tormenta también pasará.  Si sigues caminando es porque él te sostiene.  Si sigues con vida es porque tiene propósitos maravillosos contigo, aún cuando tú ahora sientes que todo se acabó y que tus sueños murieron.  Él te renovará y levantará como el águila.  Hará que te remontes muy alto, aún por encima de las tempestades.  Sé que decirte que no desesperes en estos momentos, puede sonar muy fácil, pero sabes mi amado amigo, yo también he pasado por el desierto y he deambulado por las calles del dolor y de la soledad... Puedo decirte con seguridad que a pesar de todo, hasta aquí me ha ayudado Jehová. Nunca me ha dejado, nunca me ha desamparado, ha sido fiel a su amor por mí y sé que también será fiel a su amor por ti.  ¡No te rindas!  Sigue adelante que al final verás que recibirás respuesta a ese milagro que estás esperando.  
(By: Brendaliz Avilés)

lunes, 12 de agosto de 2013

LA FE

LA FE

Cuando activamos nuestra fe  suceden cosas increíbles y ese anhelo que teníamos en el corazón de repente se hace realidad.
¡Qué inmenso gozo sentirá el Señor al ver que nuestra fe crece día a día más!
Es la fe, la que nos lleva a obtener el milagro.
Aquello que al comienzo era abstracto se convierte en una  obra viva y preciosa, una obra tangible  que el Señor nos regala  y que con mucha alegría y entusiasmo queremos compartir con otras personas.
Tenemos que comprender que somos hijos de un Dios poderoso y experto en casos imposibles. Aunque el  problema sea grande, el Dios Todopoderoso tiene la solución para ese problema y cuanto más grande sea  mejor aún porque veremos la gloria del Señor en ese asunto y será entonces motivo de festejo para cada uno de nosotros.
Cuando vemos  la intervención del Señor en las cuestiones más complejas de nuestra vida, nuestro corazón arde de deseo por compartirle al mundo que nuestro salvador está dispuesto a hacer milagros grandes en los que  en Él crean.
Puedo decirte que busques a Dios con todo tu corazón, tu mente y tus fuerzas y que te animes a entregarle esa carga a tu Padre Celestial.
No importa el peso de la carga que lleves, sólo debes soltarlo con confianza.
Imagina que Él está a tu lado y conversando le cuentas todo aquello que te está atormentando. Habla con Él imaginando que está allí contigo.  
Activa la fe. Esa fe sobrenatural que es un regalo de Dios y que es la que nos acerca a su presencia.
Aprender a comunicarse con el Señor es lo más hermoso y preciado que podemos alcanzar.
Cuando logramos soltar la carga, un peso menos empezamos a sentir…
¿Y cómo nos daremos cuenta si realmente le entregamos la carga al Señor?
Podremos sentir que la carga fue entregada al Señor porque inmediatamente empezaremos a experimentar una inmensa paz y en el fondo del corazón sentiremos que todo se resolverá.  Sin dudas  allí  se encontrará  el Señor, ministrándonos y trayéndonos una gran seguridad.
En medio de las grandes tormentas es imposible tener seguridad y descansar tranquilos sin tener angustia y muchas veces desesperación. Nuestra naturaleza humana  nos hace  muchas veces impotentes y vulnerables ante determinadas situaciones difíciles de la vida, pero es el Señor Jesús quien deposita en el fondo de nuestro corazón la absoluta convicción que necesitamos para salir victoriosos tomados de su mano.
Dios es un Dios bueno. Es un padre amoroso, misericordioso y bondadoso que siempre estará a nuestro lado para ayudarnos a transitar todas las pruebas de nuestra vida.
Si confiamos en su poder, viviremos en paz sabiendo que siempre el Señor vendrá a socorrernos.
Cuando sueltes la carga, entregándosela a Dios y en obediencia vivas para amarlo y respetarlo, te encontrarás con una sorpresa y aquello que tanto esperabas, desde lo alto finalmente llegará.

Aprendí a caminar en la fe de Dios y pude experimentar cosas asombrosas que llenan mi vida de certeza, de confianza y esperanza.
Si descansas en el Señor y activas el poder de la fe, verás todo transformado. Doy testimonio de esto que estoy compartiendo con ustedes.

Gracias Jesús mío por darme la posibilidad de llevar este mensaje a muchos rincones del corazón. Esto se hace posible a través de esta página que fue creada para bendecir almas, siendo ésta una ventana abierta al mundo, con el fin de llevar tu mensaje de amor y salvación.

Tú has hecho cosas tan grandes en mi vida, que  esa fe que al principio era muy pequeña, las has convertido  en una fe grande y poderosa ¡Aleluya!

La petición que quiero hacerte luego de esta reflexión es que hagas crecer la fe de cada hijo/a tuyo que lea este mensaje y que lo bendigas de una manera sorprendente. Que te presentes a él con esa misma hermosura que me muestras a mí cada día.
Tuyo será el poder para siempre. Tú Jesús mereces toda la gloria y  el honor, la honra y  la alabanza por los siglos de los siglos ¡Amén, Amén!
                                                                                                  
                                                                     Autora: María Fernanda S.
                                                                     Contacto: feryflorparacristo@hotmail.com

Cuando mires al cielo

Cuando mires al cielo y todo esté nublado y las estrellas ocultas no muestren su brillo. Cuando el frío de la noche parezca congelar...