Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 24, 2009

Cuando las Emociones son más Fuertes que la Razón y el Amor Hacia Dios

Cuando las Emociones son más Fuertes que la Razón y el Amor Hacia Dios

No cabe duda que mientras estemos en esta tierra estamos sujetos a las pasiones. Nuestra carne busca alimentar las cosas efímeras y materiales. Pero tenemos que tener mucho cuidado cuando nuestras emociones nos convierten en personas volubles. Tenemos que estar conscientes de que si nos dejamos llevar por los sentimientos en todo momento seres como veleta u hoja que lleva el viento hacia cualquier parte.

Una historia que llama mi atención de manera relevante es la de Sansón. Es ver cómo un gran hombre de Dios pierde un futuro brillante por vivir sujeto a sus deseos y a sus pasiones momentáneas. El libro de Jueces, capítulo 16:15-20 relata lo siguiente: “Y ella le dijo: ¿Cómo dices: Yo te amo, cuando tu corazón no está conmigo? Ya me has engañado tres veces, y no me has descubierto aún en qué consiste tu gran fuerza. Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a…

Palabras que Transforman

Palabras Que Transforman

Cada cosa que acontece en nuestras vidas nos marca de manera positiva o negativa. Puede producir en nuestro interior innumerables sentimientos y pensamientos. Causa huellas de amor o cicatrices de dolor. Cada palabra que alguien pronuncia puede producir muerte, vida o resurrección. Declaramos o confesamos bendición o maldición. Y aunque muchas veces queramos ser inmune a las cosas que nos dicen, no podemos negar que en nuestra humanidad, muchas de ellas nos afectan. Sobre todo cuando esas cosas que hablan son falsedad y mentira.

La Biblia dice lo siguiente sobre esto en el libro de Mateo 5:10-12,
“Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”…