viernes, 7 de agosto de 2009

Considera ser Disciplinado


Considera Ser Disciplinado


"Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados". (Hebreos 12:11)


Hoy charlaba con el hermano Enrique y nuestro tema de conversación era sobre la disciplina. La palabra disciplina tiene algunos significados dependiendo el uso que se le quiera dar, pero para efectos de este escrito nos dejaremos llevar por la siguiente definición: disciplina es

"la capacidad de actuar ordenada y perseverantemente para conseguir un bien".


Una cualidad que caracteriza a una persona disciplinada es su constancia y perseverancia en cuanto a la rutina. Es una persona que se empeña y que trabaja arduamente con el único deseo de perfeccionarse y mejorar diariamente. Una persona que posee disciplina lleva a cabo una rutina que no siempre le gusta seguir, pero que sabe que es necesaria para lograr conseguir un objetivo o triunfo. Por ejemplo no es fácil para un deportista tener siempre que levantarse a hacer ejercicios temprano en la mañana, dedicar muchas horas de su tiempo al entrenamiento o llevar una dieta muy sana y equilibrada. Sin embargo un deportista apasionado, que ama lo que hace y que quiere ganar una medalla en las Olimpiadas, sabe que esos pequeños detalles diarios son los que haran la diferencia entre ganar la medalla de oro, plata o bronce o perder.


Algo que debemos también considerar es que no siempre las personas talentosas son las que logran el éxito deseado, sino aquellas personas que no se rinden, que siguen intentando. Que aceptan la corrección con humildad porque saben que cuando nos perfeccionamos en algo somos mejores. Son aquellas personas que nunca sacan de su diccionario las palabras "sigue esforzándote e intentándolo". Son personas que siguen ejercitándose, o sea, que pese a todo continuan practicando incansablemente.


Algunos puntos importantes a considerar si queremos ser personas disciplinadas son los siguientes:

1. Necesitamos disciplina si queremos lograr las cosas que nos hemos propuesto y mientras no la tengamos, no podremos obtener los resultados que queremos.

2. El hno. Enrique me decía: "tú puedes tener un potencial tremendo, pero si no tienes disciplina y si no la aplicas, no triunfarás facilmente, pues hay que ser perseverante y organizado".

3. "Tu puedes tal vez no tener un gran potencial, pero si eres disciplinado en lo que haces y te esfuerzas, puedes triunfar y llegar más lejos que aquel que tiene más talento que tú". Y estoy muy de acuerdo con este punto porque me ha tocado ver muchas personas de éxito que no eran las más populares, ni las que mejores calificaciones sacaban, pero que en la escuela de la vida fueron practicos, tuvieron enfoque y lograron sobrepasar a aquellos que parecían tener más "posibilidades" que ellos.

4. Alguien decía que el amor debe ser la motivación más importante en toda disciplina ya sea en corección o desempeñando las tareas que te llevaran a ser excelente en aquello que realices.

5. Tarde o temprano la disciplina rinde éxito y frutos abundantes. Preguntale a Dante Gebel si le fue fácil siempre orar y buscar el rostro de Dios, pero él decidió un día que pese a todo, buscaría a Dios con el alma y el corazón. Fue acostumbrándose hasta que desarrollo esa conexión especial con el Señor.

6. Cuesta, pero no te rindas. Son esos pequeños detalles en los que te esfuerzas lo que hacen de lo ordinario, algo extraordinario. No es fácil, pero si es posible. Y cuando se tiene a Dios primero sobre todas las cosas, él nos ayuda a lograr el fin que deseamos. Debemos recordar que las cosas que realmente valen la pena en esta vida, cuestan sacrificio y voluntad, pero bien vale la pena pagar el precio.


Si tuvieras la oportunidad de preguntarle a José, Daniel, los 3 amigos de Daniel, o a Pablo te dirían lo importante que fue ser disciplinados. Daniel oraba tres veces al día. José supo seguir instrucciones y Pablo fue instruído en las mejores escuelas. Preguntale a Noel que hubiera pasado si no hubiera sido constante cuando Dios lo mandó a construir el arca y seguramente te contestará que ni siquiera él y su familia se hubieran podido salvar.


La pregunta es: ¿qué debes organizar en tu vida el día de hoy para que puedas lograr aquello que tanto deseas?


Autora: Brendaliz Avilés