Ir al contenido principal

Verás su Respuesta

Hay un nudo en tu corazón, un dolor y una tristeza que no alcanzas con palabras describir. Siempre esperas cosas buenas, pero últimamente parece que solo te sucede lo peor.  Quieres ver el panorama de colores, pero todo es denso, gris, negro a tu alrededor. Sientes una desesperación que te inquieta y te agobia, en las noches no logras dormir preocupado y ansioso pensando y mañana qué será de mí.  ¿Tendré las fuerzas para continuar, lograré alguna vez volver a sonreír?  ¿Dejaré de sentir este vacío tan grande en mi pequeño?  He creído, he confíado, pero no parece pasar nada, solo caos y por más positivo que trato de ser, me siento casi sin fuerzas y sin esperanzas.  Inclusive piensas que ya tu fe se está acabando... Estás en un punto determinante de tu vida en que si no pasa algo pronto, lo que quisieras es morir, que todo termine de una buena vez.  Para ti que estás pasando por todo esto y mucho más, debo recordarte que Dios sigue estando ahí y que escucha tus oraciones atentamente.  Aunque parece que no hay respuesta, esta tormenta también pasará.  Si sigues caminando es porque él te sostiene.  Si sigues con vida es porque tiene propósitos maravillosos contigo, aún cuando tú ahora sientes que todo se acabó y que tus sueños murieron.  Él te renovará y levantará como el águila.  Hará que te remontes muy alto, aún por encima de las tempestades.  Sé que decirte que no desesperes en estos momentos, puede sonar muy fácil, pero sabes mi amado amigo, yo también he pasado por el desierto y he deambulado por las calles del dolor y de la soledad... Puedo decirte con seguridad que a pesar de todo, hasta aquí me ha ayudado Jehová. Nunca me ha dejado, nunca me ha desamparado, ha sido fiel a su amor por mí y sé que también será fiel a su amor por ti.  ¡No te rindas!  Sigue adelante que al final verás que recibirás respuesta a ese milagro que estás esperando.  
(By: Brendaliz Avilés)

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortalez…

Mensajes Para Mamá

¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA AMIGA MÍA!

Hola:
Hoy deseo brindar a través de este escrito un sencillo homenaje o regalo especial a una amiga muy querida de México. Ella se llama Rosa María Baeza, cariñosamente llamada Bindi por algunos de los que tenemos el honor de llamarla amiga. El pasado 6 de julio ella cumplió años y yo quería darle algo especial. Aunque ya esa fecha pasó, creo que nunca es tarde para hacerle llegar un regalo directo de mi corazón. Cariñosamente nos decimos "comadres". Ella tiene todo mi respeto y admiración por ser exactamente quien es y por ese corazón tan tierno y sensible en el que caben muchos. Amiga, que Dios te siga inspirando para que sigas escribiendo y mostrando al mundo tus hermosos versos y escritos. Te quiero mucho.

¡Feliz Cumpleaños Querida Amiga Mía!

Es tu cumpleaños y yo quisiera obsequiarte algo muy especial.
Un regalo que no lo borre el paso del tiempo, ni pierda su valor con los años.
Tú mereces que se sucedan las mejores cosas…
Un cielo infinito de estrellas, una armonía de sonr…