Ir al contenido principal

Espera en Dios



Hay situaciones que nos quiebran en pedazos. Dolores que no se pueden describir, traiciones y engaños que nos decepcionan. Hay sentimientos que quisiéramos tener la capacidad y sabiduría de manejarlos correctamente para evitarnos muchas molestias. Sin embargo, nuestra naturaleza humana nos hace propensos y vulnerables a errar y fallar en tantas ocasiones.
Es entonces cuando un grito desesperado sale de nuestro interior. Un llanto quebrado clama por auxilio y por la intervención de Dios. Sólo a él podemos acudir cuando nos sentimos cansados, cargados, fatigados y decepcionados. Cuando la frustración nos desespera al punto de querer escapar y olvidarnos de todo, el único capaz de transmitirnos y colocar en nuestro interior paz es Dios, nuestro padre celestial.
Cuantas veces lo necesitemos siempre estará accesible y disponible para nosotros. No para herirnos, sino para confrontarnos con la verdad de su amor; disciplinarnos con su sabiduría y misericordia y restaurarnos para que haya una renovación en nuestro espíritu.
¡Alma mía por qué te abates y te turbas! Así exclamaba el salmista, pero dentro de su ser él conocía un profundo y certero secreto. "Espera en Dios porque aún he de alabarle salvacion y Dios mío". ¡Esperar, esperar! ¡Cuánto nos cuesta esperar! Desarrollar el fruto de la paciencia no es tarea fácil, más la desarrollamos a través de las pruebas y las experiencias. Somos moldeados y refinados a través de lo bueno y lo malo; lo positivo y lo negativo que tenemos que enfrentar. Pero Dios que conoce absolutamente de nosotros y la intención de nuestros corazones no nos abandonará. El más bien nos transformará. El reedificará   aún aquellas cosas de nuestras vidas que sentimos que están totalmente arruinadas o destruidas. Porque él es experto en hacer cosas nuevas. Aunque sea difícil el proceso Dios nos invita a confiar en él a ojos cerrados y a esperar. Porque él lo hará como siempre y en su tiempo todo es perfecto.
Autora: Brendaliz Avilés
Escrito para: www.brendalizaviles.com

Comentarios

Publicar un comentario

Escribe tu comentario

Entradas populares de este blog

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortalez…

Mensajes Para Mamá

¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA AMIGA MÍA!

Hola:
Hoy deseo brindar a través de este escrito un sencillo homenaje o regalo especial a una amiga muy querida de México. Ella se llama Rosa María Baeza, cariñosamente llamada Bindi por algunos de los que tenemos el honor de llamarla amiga. El pasado 6 de julio ella cumplió años y yo quería darle algo especial. Aunque ya esa fecha pasó, creo que nunca es tarde para hacerle llegar un regalo directo de mi corazón. Cariñosamente nos decimos "comadres". Ella tiene todo mi respeto y admiración por ser exactamente quien es y por ese corazón tan tierno y sensible en el que caben muchos. Amiga, que Dios te siga inspirando para que sigas escribiendo y mostrando al mundo tus hermosos versos y escritos. Te quiero mucho.

¡Feliz Cumpleaños Querida Amiga Mía!

Es tu cumpleaños y yo quisiera obsequiarte algo muy especial.
Un regalo que no lo borre el paso del tiempo, ni pierda su valor con los años.
Tú mereces que se sucedan las mejores cosas…
Un cielo infinito de estrellas, una armonía de sonr…