Ir al contenido principal

El mejor regalo es el que sale de tu corazón




El mejor regalo es el que sale de tu corazón...

Hace algunos años para mi cumpleaños recibí un regalo muy especial. Su valor económico $1.00 y su valor sentimental incalculable. Me lo regaló una de mis estudiantes de Escuela Bíblica. Invirtió todo lo que tenía en aquel momento. Era un anillo de fantasía el cual usé y he guardado como un tesoro.

Curiosamente y aunque es de fantasía aún sigue en buenas condiciones. Me gusta pensar que el gesto sincero de amor de Tuty hacia mi persona, brilla más que el oro y el diamante. Porque hasta ahora ese anillo sigue bien.

A veces pensamos que los regalos costosos son los mejores. Pero los regalos más valiosos, los que logran sacudir y emocionar el corazón hasta hacer brotar las lágrimas. Esos que provocan sonrisas sinceras desde tu alma... Son aquellos que salen de un corazón que da sin reservas y entrega todo lo que tiene sin pensar en su bienestar propio.

Dios nos regaló a su precioso y único hijo Jesucristo. Jesucristo a su vez nos ofreció su vida para regalarnos salvación y un acceso directo con el padre. Y nosotros, ¿qué podemos ofrecerle a los demás? ¿Qué regalo daremos a Dios? Procuremos que sea un regalo inolvidable porque salga de nuestro corazón sincero y apasionado hacia él y hacia las demás personas.

El mejor regalo y las mejores cosas de la vida no tienen valor monetario porque no hay precio con qué pagarlo. ¡Valora tu vida y la de los demás! Celebra tu tiempo, disfruta de tus sentidos sensoriales. ¡Ama mucho y aprende a perdonar como tú has sido perdonado! Respira y siente tu corazón latir. Piensa en sorprender a alguien el día de hoy. Conviértete en un canal de bendición, en una fuente que emana alegría a otros. (Yo ya pensé en la persona que habré de sorprender el día de hoy y tú ¿a quién sorprenderás?). Provócale una sonrisa a Dios.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortalez…

Mensajes Para Mamá

¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA AMIGA MÍA!

Hola:
Hoy deseo brindar a través de este escrito un sencillo homenaje o regalo especial a una amiga muy querida de México. Ella se llama Rosa María Baeza, cariñosamente llamada Bindi por algunos de los que tenemos el honor de llamarla amiga. El pasado 6 de julio ella cumplió años y yo quería darle algo especial. Aunque ya esa fecha pasó, creo que nunca es tarde para hacerle llegar un regalo directo de mi corazón. Cariñosamente nos decimos "comadres". Ella tiene todo mi respeto y admiración por ser exactamente quien es y por ese corazón tan tierno y sensible en el que caben muchos. Amiga, que Dios te siga inspirando para que sigas escribiendo y mostrando al mundo tus hermosos versos y escritos. Te quiero mucho.

¡Feliz Cumpleaños Querida Amiga Mía!

Es tu cumpleaños y yo quisiera obsequiarte algo muy especial.
Un regalo que no lo borre el paso del tiempo, ni pierda su valor con los años.
Tú mereces que se sucedan las mejores cosas…
Un cielo infinito de estrellas, una armonía de sonr…