Ir al contenido principal

...PERO LOS QUE ESPERAN




Pero los que esperan

“pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”.   (Isaías 40:31)

Palabras de ánimo, consuelo y fortaleza fueron las que trajo Dios a través del profeta Isaías al pueblo de Israel.  Palabras que aunque pasen los años siguen teniendo importancia y vigencia para todos aquellos que creemos, confiamos y esperamos en él.  Palabras que contienen promesas que alimentan nuestros espíritus y nos invitan a seguir adelante sin importar lo que estemos enfrentando.

A menudo nos cansamos, preocupamos y debilitamos.  Muchas circunstancias hacen que perdamos la paciencia.  Esa virtud, ese fruto que como árbol toma su tiempo en echar raíces y brotar, cerca de expandirse, muchas veces parece casi marchitarse.  Sin embargo, Dios da una promesa maravillosa, él nos dice que a pesar del cansancio, la fatiga por las carreras de la vida y todo lo que pueda acontecernos, los que esperan en él tendrán nuevas fuerzas.  La paciencia te incita a ser perseverante, te lleva a insistir aun cuando puertas parecen cerrarse ante tus ojos.  Hace que te mantengas enfocado, no en lo que tus ojos ven, sino en lo que tu corazón espera.  La paciencia desarrolla en tu interior unas capacidades que te hacen resistente ante tiempos difíciles.  Y Dios dice en su palabra que los que esperan en él son no solo renovados, sino que también fortalecidos. 

La fortaleza que proviene de Dios te invita a continuar y seguir adelante aunque haya abrojos en el camino.  Te invita a extender tus alas a pesar de los miedos para que puedas remontarte a un lugar más alto que los problemas que puedan estar rodeándote.  Esa fortaleza te lleva a elevarte aun cuando muchas veces sientes que vas a caer en el suelo.  Entonces sorprendido, puedes correr y sentir que puedes hacer la carrera porque Dios va contigo.
Hoy Dios quiere quitar de tu vida esa fatiga que por tiempo te ha mantenido estático y sin saber qué hacer.  Desea bendecirte para que completes los sueños y planes que él tiene contigo.  Desea refrescarte en las aguas y el río de su presencia.  ¡Tienes que ser paciente!  Debes aprender a esperar, debes reconocer que si estás en sus manos, al final todo terminará obrando para tu bienestar. 

Permite hoy que Dios trabaje en tu interior.  Deja que penetre en tu corazón porque ahí es donde surgen los grandes cambios.  Exprésale cómo te sientes, dile que necesitas que te él te ayude con esas cargas y luego deposítalas en sus manos.  Con sinceridad dile: “¡Señor siento que mi paciencia llegó al límite, no entiendo nada de lo que está pasando, pero a pesar de eso sigo confiando en ti!  Sigo creyendo en los planes que tienes para mi vida a pesar de que mi paciencia se está agotando.  Entiendo pese a todo que no es a mí manera, sino a la tuya.  Por favor, Dios mío, ayúdame a ser paciente aun cuando a veces siento que voy a desfallecer y que el alma se me quiebra en pedazos.  Ayúdame a esperar y confiar en tu respuesta acertada.  Reconozco que si tú no estás conmigo, no podré, pero sé también que como estás conmigo podré esperar y mis fuerzas serán renovadas.  Entonces yo podré correr sin cansarme y caminar sin fatigarme.  En el nombre de Jesús, amén”.

Autora: Brendaliz Avilés

Escrito el 17 de noviembre de 2014 para: www.brendalizaviles.com y www.devocionaldiario.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortalez…

Mensajes Para Mamá

¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA AMIGA MÍA!

Hola:
Hoy deseo brindar a través de este escrito un sencillo homenaje o regalo especial a una amiga muy querida de México. Ella se llama Rosa María Baeza, cariñosamente llamada Bindi por algunos de los que tenemos el honor de llamarla amiga. El pasado 6 de julio ella cumplió años y yo quería darle algo especial. Aunque ya esa fecha pasó, creo que nunca es tarde para hacerle llegar un regalo directo de mi corazón. Cariñosamente nos decimos "comadres". Ella tiene todo mi respeto y admiración por ser exactamente quien es y por ese corazón tan tierno y sensible en el que caben muchos. Amiga, que Dios te siga inspirando para que sigas escribiendo y mostrando al mundo tus hermosos versos y escritos. Te quiero mucho.

¡Feliz Cumpleaños Querida Amiga Mía!

Es tu cumpleaños y yo quisiera obsequiarte algo muy especial.
Un regalo que no lo borre el paso del tiempo, ni pierda su valor con los años.
Tú mereces que se sucedan las mejores cosas…
Un cielo infinito de estrellas, una armonía de sonr…